Madre y padre en diálogo con su hija sobre el sofá.

Está bien decirles a tus hijos “no lo sé”

/
/
118 Vistas

Enseñarle a los niños a tener “humildad intelectual” es una forma de abrir sus mentes, estimular el aprendizaje y mucho más. 

Cuando mi hijo estaba en edad preescolar, le di la bienvenida a su serie de “por qués” como una forma de ayudarlo a darle sentido al mundo. Pero ahora que es un poco mayor, sus preguntas se han vuelto más sofisticadas, complejas e incluso desalentadoras, a veces no sé cómo responder. 

Sin embargo, entiendo, gracias a las crecientes investigaciones, por qué no siempre debo tener las respuestas. 

Decir “no sé” a nuestros hijos puede hacernos sentir que estamos fallando. Podríamos suponer que les resulta reconfortante creer que lo sabemos todo, o tal vez pensamos que hay algo inherentemente noble en tener siempre la razón. 

Sin embargo, a pesar de nuestras mejores intenciones, este enfoque puede no ser el mejor para el éxito y el bienestar a largo plazo de nuestros hijos. De hecho, las investigaciones sugieren que estas expectativas poco realistas pueden socavar la capacidad de nuestros hijos para aprender y formar relaciones significativas, especialmente con personas que no comparten su visión del mundo. 

Podemos ayudar a preparar a los niños para el éxito académico y mejores relaciones modelando una mente abierta, la capacidad de admitir cuando no sabemos o estamos equivocados acerca de algo, y un reconocimiento de nuestras limitaciones, lo que los investigadores llaman “humildad intelectual“, o nuestra capacidad de reconocer que lo que sabemos es limitado o podría estar equivocado y aprender de eso. 

En el Greater Good Science Center de la Universidad de California en Berkeley, mis colegas y yo hemos estado trabajando para comprender la ciencia de la humildad intelectual y sus implicaciones. Como madre, he descubierto el impacto que tiene en nuestra crianza. 

Los beneficios de la humildad intelectual 

La investigación sobre la humildad intelectual destaca por qué es importante estar abiertos a repensar nuestras actitudes y creencias, así como ayudar a nuestros hijos a hacer lo mismo, por nosotros mismos y por el bien común. 

En comparación con las personas con baja humildad intelectual, la investigación muestra que las personas con alta humildad intelectual tienden a investigar y escudriñar la  desinformación  con más frecuencia, son más exigentes con la  fuerza de un argumento, están intrínsecamente motivadas para aprender y  están más comprometidas con la retroalimentación, todas habilidades cruciales para lo académico y para la vida. Tienden a apoyar más los derechos de libertad de expresión, incluso para los grupos que no les gustan, y a ser más indulgentes con las personas con las que han tenido conflictos. También están más inclinados a defender valores que benefician a los demás, como la empatía, la gratitud, el altruismo y la benevolencia. Estas son grandes habilidades para tener en un amigo. 

Por otro lado, las personas menos humildes intelectualmente tienden a menospreciar la inteligencia y el carácter de sus oponentes y, a menudo, no están dispuestas a hacerse “amigos” o seguirlos en las redes sociales, según la investigación. 

De esta manera, la humildad intelectual puede ayudar a contrarrestar la tendencia actual de hiperpolarización: fomentar la mentalidad abierta alienta a los niños a ser mejores ciudadanos al entablar un diálogo con personas que parecen diferentes a ellos. 

Por qué la humildad es difícil para adultos y niños 

Si la humildad intelectual tiene tantos beneficios, entonces ¿por qué es tan difícil ver y declarar que tenemos lagunas en nuestro conocimiento? Los investigadores han identificado varios obstáculos que pueden interponerse en el camino de nuestro humilde yo. 

Resulta que no estamos tratando deliberadamente de ser “sabelotodos”, sino que estamos programados para afirmar nuestros primeros pensamientos. “Cuando pensamos en un tema, tendemos a buscar evidencia que confirme lo que ya creemos que es cierto”, dice Tenelle Porter, profesora asistente de psicología en la Universidad de Rowan. En una investigación publicada en la revista Nature Reviews Psychology, Porter y sus colegas descubrieron que estamos más inclinados a encontrar evidencia que corrobore nuestros pensamientos iniciales en lugar de evidencia que nos desafíe a revisarlos. Nuestros hijos también pueden descubrir que la gente los juzga si cambian sus creencias u opiniones, como cuando los políticos cuyos puntos de vista evolucionan con el tiempo son criticados como “flip-floppers“. 

Otro obstáculo para ser humildes es nuestra tendencia a sobreestimar lo que creemos que sabemos. “Las personas tienden a creer que conocen los fundamentos causales del mundo que los rodea con mucho más detalle y consistencia de lo que realmente conocen”, dice Frank Keil, profesor de psicología y lingüística en la Universidad de Yale. Eso significa que tendemos a juzgar mal qué tan bien podemos explicar la forma en que funcionan las cosas complejas, lo que no ayuda a nuestros hijos cuando buscan una buena respuesta. Por ejemplo, podríamos describirle a nuestro hijo cómo se descarga un inodoro. Pero cuando nos enfrentamos a sus preguntas de seguimiento, podemos darnos cuenta de que en realidad no sabemos tanto como pensábamos. A veces, esto puede disuadirnos de buscar entender algo de una manera más profunda porque creemos que ya sabemos lo suficiente. Y, naturalmente, la forma en que nuestros hijos aprenden imitará la forma en que se lo modelamos. 

Las presiones sociales también pueden sofocar nuestra capacidad de revisar humildemente nuestras ideas, dice Elizabeth Connors, profesora asistente de ciencias políticas en la Universidad de Carolina del Sur. “La gente tiende a adoptar los puntos de vista políticos, los valores y los sentimientos de quienes los rodean porque se ve bien hacerlo”. Nuestros grupos sociales dan forma  a la manera en que interpretamos la información y juegan un papel importante en nuestras actitudes y creencias, como nuestras posiciones sobre el control de armas o el cambio climático. Somos testigos de esto durante las elecciones, los horrores de la guerra, las reuniones de la junta escolar y en nuestros propios vecindarios. 

Cómo puedo fomentar la humildad intelectual en mis hijos 

Crea oportunidades para descubrir más de puntos de vista. “Mantener libros que representen perspectivas diferentes, incluso en desacuerdo, puede fomentar la exploración y la discusión”, dice Porter. Facilita que los niños aprendan sobre temas y actitudes a partir de una variedad de marcos de referencia. Por ejemplo, anima a tus hijos a encontrar libros diversos durante las visitas a la librería o a la biblioteca. De manera similar, como padres, podemos intentar leer o escuchar diferentes fuentes de noticias legítimas para ir más allá de nuestras propias burbujas y salir de nuestras cámaras de eco. 

Reflexiona sobre las experiencias positivas de replanteamiento. “Piensa en un momento en el que cambiar de opinión mejoró tu vida”, dice Daryl Van Tongeren, investigador y autor del libro “Humble: Libérate de las trampas de un mundo narcisista“. Ayudar a nuestros hijos a reconocer cuándo les sucede esto, incluso en pequeños momentos, puede mostrarles cómo el pensamiento flexible es un superpoder.  

Puede ser tan simple como que nuestros hijos más pequeños compartan cómo han notado cambios en sus primeras impresiones sobre las arañas, desde el miedo hasta la fascinación, o el sabor de los hongos, desde el asco hasta la delicia. También podemos ayudar a nuestros adolescentes a compartir un momento en el que una persona con la que no parecían compartir nada en común se convirtió más tarde en un buen amigo. 

Tomen turnos para exponer los vacíos de una creencia arraigada. En su libro “Think Again: The Power of Knowing What You Don’t Know” (Piénsalo de nuevo: el poder de saber lo que no sabes), el investigador Adam Grant recomienda que “tengamos una discusión semanal para romper mitos en la cena” para ayudar a los niños a sentirse más cómodos reconociendo las creencias defectuosas y remodelándolas cuando tengan nueva información. Por ejemplo, podemos explorar con nuestros hijos algunos mitos sobre los hornos microondas o la limpieza de la boca de los perros. Estas conversaciones seguramente brindarán muchas oportunidades no solo para admitir lo que no sabemos a nuestros hijos, sino también para crecer juntos. 

Abrazar lo que no conocemos nos abre a un abanico de posibilidades que antes no habíamos imaginado. Ser humildes con nuestras ideas nos ayuda a detectar nuestros sesgos y a ser menos autocríticos cuando nos equivocamos. Cuando los padres muestran a sus hijos que están abiertos a la incertidumbre, puede ser una fuerza para el bien, en la vida de sus hijos y en el mundo. 

Escrito por Maryam Abdullah. Este artículo es original de Greater Good, la revista en línea publicada por el Greater Good Science Center de UC Berkeley, para The Washington Post.

  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar
Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :