Un par de manos cobija una plantita en medio de tierra erosionada.

Con el cambio climático, el fracaso es una opción; una, con la que tendremos que vivir

/
/
116 Vistas

Por The Messenger

¿Es real el calentamiento global y el resultado del cambio climático? Sí, es un problema grave que sólo empeorará. La temperatura media de la Tierra ya ha aumentado 1.2 grados Celsius (2.2 grados Fahrenheit). Como vimos este verano, los efectos del calentamiento global se hacen demasiado obvios para ignorarlos.

¿Debemos hacer lo que se necesita para detener el calentamiento global? No, el fracaso es una opción. Pero tendríamos que vivir con las consecuencias de las temperaturas globales cada vez mayores.

El problema

Las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera están aumentando, la atmósfera y los océanos se están calentando, los niveles del mar están aumentando, los océanos se están volviendo más ácidos, los glaciares se están derritiendo, el hielo marino en el Ártico se está retirando y las capas de hielo en Groenlandia y la Antártida se están derritiendo. Estos no son estimaciones o pronósticos, sino eventos medibles.

En 2022, las emisiones estimadas totales de gases de efecto invernadero a nivel mundial fueron de 58 mil millones de toneladas métricas, el mayor nivel anual jamás registrado. Ahora, es probable que 2023 establezca otro récord. Casi el 75% de estas emisiones se debieron al uso de combustibles fósiles para producir energía y calor para usos industriales, comerciales y residenciales. Alrededor del 25% de los gases de efecto invernadero provienen de la agricultura y la deforestación.

Un programa global efectivo para eliminar las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por el hombre (antropogénicas) tomaría 30 años o más para implementarse. Para entonces, el aumento de la temperatura de la Tierra probablemente superará los 2.0 grados C (3.6 grados F), el límite superior recomendado por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés).

Cuanto más esperemos para abordar este problema, más caliente estará la Tierra. Detener las emisiones de gases de efecto invernadero en algún momento en el futuro estabilizará pero no reducirá la temperatura de la Tierra. Esto se debe a que los gases de efecto invernadero en la atmósfera permanecen allí durante mucho tiempo hasta que los procesos naturales los disminuyen lentamente.

No podemos llegar a cero emisiones netas (ninguna emisión de gases de efecto invernadero causada por el hombre) para 2050, que es el objetivo declarado por el gobierno. Los esfuerzos hasta la fecha no han producido reducciones significativas en las emisiones de gases de efecto invernadero. Desde el Acuerdo de París de 2015, las emisiones de gases de efecto invernadero han aumentado. El crecimiento de la población y el aumento de los estándares de vida han compensado con creces las modestas reducciones de emisiones.

El Ártico y la Antártida son los canarios en la mina de carbón del calentamiento global. Estas regiones se están calentando y cambiando mucho más rápido que el promedio global. Sin embargo, estas regiones están muy lejos y los cambios allí son fáciles de ignorar. Pero los cambios en el Ártico afectan el clima en todo el hemisferio norte.

A escala global, estamos empezando a ver eventos como olas de calor, inundaciones, tormentas e incendios forestales, que la ciencia de la atribución indica que son causados al menos en parte por el calentamiento global, y su creciente frecuencia o intensidad es causada por dicho calentamiento. Es cada vez más difícil decir que son extremos climáticos normales, como una tormenta de 100 años. El calentamiento global y el clima no son las únicas causas. Algunos efectos también tienen un componente humano, como la mala gestión forestal o la construcción de estructuras en llanuras de inundación, al borde del agua o en áreas con riesgo de incendios forestales.

El impacto del calentamiento global es muy desigual. Es poco probable que las mismas personas que reciben el mayor beneficio del continuo uso de combustibles fósiles sean las que pagan el precio más alto. Hay ganadores y perdedores.

Confusión pública

El público está confundido con razón. Según el último informe del Centro de Investigación Pew sobre las prioridades del público, abordar el cambio climático ocupa solo el puesto 17 de 21 preocupaciones. Parte del problema es que hay personas y organizaciones que dicen que no podemos o no tenemos que resolver este problema porque el calentamiento global es natural, no provocado por el hombre. Afirman que incluso si es real, no podemos hacer nada al respecto. Dicen que no podemos renunciar a los combustibles fósiles, que es demasiado difícil o demasiado costoso. Afirman que es más fácil adaptarse a un mundo más cálido y mitigar algunos de los efectos. Dicen que deberíamos esperar nuevas tecnologías que nos rescaten, por lo que nuestros esfuerzos serán en vano. Afirman que incluso si hacemos lo que hay que hacer, otros no lo harán y el calentamiento global continuará.

Estas son excusas para la inacción, no razones por las que no deberíamos abordar este problema. Aquellos que dicen que no podemos o no tenemos que hacer nada rara vez mencionan las consecuencias si no hacemos lo suficiente para detener el calentamiento global.

Se necesita liderazgo de EE. UU.

EE. UU. necesita ser un líder en la resolución de este problema como el segundo mayor emisor de gases de efecto invernadero detrás de China, y el mayor de los principales emisores per cápita. EE. UU. fue el mayor emisor durante más de 100 años hasta que fue superado por China en 2006. Desafortunadamente, hay menos potencial para lograr la cooperación internacional tras la invasión de Rusia a Ucrania y las crecientes tensiones entre EE. UU. y China. Incluso si no podemos obtener el nivel de cooperación global necesario, EE. UU. debería proceder en cooperación con la Unión Europea, Japón y otros que estén dispuestos a tomar medidas. Más seguirán eventualmente si existen incentivos, como un impuesto fronterizo al carbono que penalice las importaciones de aquellos países que no estén reduciendo sus emisiones de gases de efecto invernadero.

Lo que debería hacer el gobierno

Para el gobierno federal de EE. UU., gran parte de lo que se necesita puede ser implementado por el presidente, que está a cargo de la rama ejecutiva del gobierno que incluye todas las agencias gubernamentales federales. La financiación real de cualquier programa requeriría la acción del Congreso, que necesitaría un apoyo político bipartidista. Debería ser más fácil lograr que el Congreso actúe si hubiera un plan nacional respaldado por el presidente y el público.

Para comenzar, se podría dar al Departamento de Energía la responsabilidad de elaborar una propuesta de organización general y un plan preliminar que incluya un cronograma y una estimación de costos que se pueda hacer público y sea revisado y discutido por el Congreso. Muchas otras organizaciones gubernamentales, como la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, podrían hacer aportes a cualquier plan.

Una tarea específica debería ser definir la red eléctrica nacional estable que necesitamos para obtener energía renovable desde donde se produce mejor hasta donde se necesita. Este esfuerzo podría asignarse a la Comisión Reguladora de Energía Federal, trabajando con los siete operadores de sistemas de red de energía independientes y organizaciones regionales de transmisión en todo el país que son responsables de regiones geográficas específicas.

La Academia Nacional de Ciencias podría proponer formas de involucrar a la comunidad científica. Hay muchas universidades y laboratorios nacionales con excelentes recursos de investigación e ingeniería que ya están trabajando en soluciones para el calentamiento global, la energía renovable y problemas relacionados.

Finalmente, existe una larga lista de empresas del sector privado a las que se podría recurrir como contratistas principales y subcontratistas, que ya están trabajando en energía renovable, tecnología de baterías y otros aspectos de la solución.

Recuerda siempre, el fracaso es una opción. Nosotros y las generaciones futuras podemos tener que vivir con el aumento de las temperaturas y el cambio climático creciente si no actuamos.

Escrito por William Fletcher y Craig B. Smith, Ph.D. Este artículo es original de The Messenger.

  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar
Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :