Aula escolar con niños que participan a las preguntas de su maestra.

Los hijos de los trabajadores agrícolas inmigrantes luchan por mantenerse en la escuela

/
/
63 Vistas

Los niños de familias de trabajadores agrícolas migrantes latinos son algunos de los estudiantes más marginados desde el punto de vista educativo en Estados Unidos. Experimentan importantes factores de estrés y riesgos directamente relacionados con las circunstancias que rodean el estilo de vida de los trabajadores agrícolas migrantes, que están vinculados a la inadaptación, así como a un menor compromiso y éxito académico.

La migración altera la composición de la dinámica familiar de muchas maneras diferentes. Sin embargo, en todos los casos, los niños se ven afectados negativamente: cuando los padres los dejan atrás, cuando los padres los traen consigo o cuando emigran solos, sin padres ni tutores. Otros factores estresantes son la exclusión social, definida por Duffy como “la incapacidad de participar en la vida económica, social y cultural y, en algunas características, la alienación y el distanciamiento de la sociedad mayoritaria“. Para los niños trabajadores agrícolas inmigrantes, la exclusión social se manifiesta a menudo como prejuicio y discriminación en el entorno académico.

Como antigua profesora en una comunidad predominantemente agrícola, puedo dar fe de la falta de asimilación entre los niños latinos trabajadores del campo.  Al ser niños, no siempre disponen de las herramientas necesarias para hacer frente a sus sentimientos, por lo que éstos se manifiestan en forma de comportamientos perturbadores o suspensos.  Aunque los adultos tendemos a compartimentar nuestras vidas, no es tan sencillo para los niños, en particular para los niños trabajadores agrícolas, que soportan cargas adicionales. Es difícil mantenerse motivado y optimista sobre tu futuro cuando tu constante es la impermanencia de la vida migrante, dejando la ansiedad y el estrés como realidad constante. Todo ello hace mella en la capacidad del niño para centrarse en sus tareas escolares.

La movilidad constante y las barreras lingüísticas dificultan los logros educativos de los niños trabajadores agrícolas, por no mencionar la falta de dominio del idioma por parte de sus padres, su bajo nivel educativo y de ingresos y su desconocimiento del sistema educativo. Estos factores y la inmediatez de la pobreza y la falta de necesidades básicas acaban generando desventajas en la vida, ya que a menudo se desprecia la educación por la oportunidad de trabajar, y luego la consiguiente falta de logros educativos conduce a empleos poco cualificados y mal pagados en la edad adulta.

Y, para los niños trabajadores del campo que consiguen superar todas estas barreras y perseverar, sigue existiendo la barrera de cómo está configurado el sistema escolar, ya que no hay dos distritos escolares iguales. Así que, a pesar de completar las tareas y buscar ayuda adicional o incluso conseguir asistir a la escuela de verano mientras compaginan el trabajo, los créditos no siempre se transfieren, y a muchos niños no les queda otro recurso que repetir curso o incluso curso, lo que explica en gran medida las altas tasas de abandono escolar entre los niños trabajadores agrícolas.

La clave está en cambiar la mentalidad en torno a la agricultura en Estados Unidos. Es necesario modificar las leyes para igualarlas a las de todas las demás industrias, ilegalizando que los menores de 16 años trabajen en los campos de la agricultura industrializada. Sin embargo, eso significa que es necesario aumentar la financiación de los recursos parentales para que los padres tengan alternativas seguras para llevar a sus hijos a los campos. Es necesario que haya más financiación para que los programas Head Start para migrantes y temporeros y los programas de educación para migrantes puedan contratar más personal y prestar los servicios necesarios a los niños trabajadores agrícolas migrantes y temporeros. Y, en última instancia, pagar a los trabajadores agrícolas un salario digno y el pago de horas extras es el camino a seguir.

Con más de una década de experiencia en cuestiones relacionadas con los trabajadores agrícolas, las dos cosas que siempre se oyen son:

  • No me puedo creer que esto ocurra en Estados Unidos.
  • ¿Qué puedo hacer yo?

La respuesta es reconocer la cuestión, no con un simple pase de interés, sino examinando el problema. No podemos seguir haciendo la vista gorda; cuando la situación se vuelve incómoda, es cuando tenemos que centrarnos en el problema. La incomodidad lleva a la acción y la acción lleva al cambio y el cambio es lo que se necesita.

Cada año, el CIFC de los Programas de Salud y Seguridad de AFOP celebra sus concursos de arte y ensayo para niños trabajadores agrícolas migrantes y estacionales, proporcionando una plataforma para que los niños trabajadores agrícolas compartan sus historias personales. [Nota del editor: los resultados de nuestro concurso de 2019 se han publicado hoy en las redes sociales del CIFC].

Son nuestros hijos y el futuro de Estados Unidos; tenemos que invertir en ellos para un mañana mejor.

  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar
Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :