ad-mania

Frutas y verduras “feas”: las más desperdiciadas en Estados Unidos

/
/
233 Vistas

Cuando vamos a mercar a las tiendas o supermercados cerca de nuestros hogares, generalmente nos encontramos con una amplia variedad de frutas y verduras que en su mayoría lucen hermosas y que además, cumplen con los estándares de perfección. Sin embargo, ¿sabías que el 40% de la producción anual de alimentos en los Estados Unidos acaba en la basura? Esto significa que el desperdicio es equivalente a $165 mil millones al año, y más de 20 libras de alimentos por persona cada mes.

Nosotros, como consumidores tenemos una gran responsabilidad en esta situación. La demanda de productos que lucen perfectos afecta a cada proceso de la industria de alimentos. Para cumplir con los estándares de perfección de la comida, los agricultores se ven obligados a desechar los productos que no cumplen con los criterios de belleza y brillo. Para compensar la pérdida de ingresos, los agricultores han tenido que recurrir a otros mercados, como el de productos denominados “feos” que no llegan a los estantes de los supermercados.

Además, las estrictas regulaciones sanitarias locales obligan a los restaurantes a desechar grandes cantidades de comida diariamente. Esto incluye lo que los clientes dejan en sus platos, así como los alimentos preparados que ya no cumplen con los requisitos de almacenamiento. Como resultado, un solo restaurante en Estados Unidos produce entre 25,000 y 50,000 libras de basura al año.

La cantidad de alimentos desperdiciados en Estados Unidos y en todo el mundo ha alcanzado un punto crítico debido al consumismo excesivo y a las prácticas impulsivas de los consumidores. Un agricultor local en California explicó que si dejaba un solo tomate en su puesto de venta, permanecerá allí durante horas o incluso se desperdiciará, ya que nadie lo compraría. Sin embargo, si coloca 3 o más tomates, se venderán de inmediato. El impulso de comprar nos lleva a adquirir más de lo que realmente podemos comer o permitirnos. Cuando los consumidores ven solo un producto, tienden a pensar que hay algo malo con él, pero al ver una gran cantidad del mismo producto, sienten la necesidad de comprarlo.

Según la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés), el desperdicio de alimentos ha aumentado un 50% desde la década de 1970 y ahora es la mayor fuente de desechos sólidos en los vertederos. La EPA estima que 33 millones de toneladas de alimentos no deseados terminan en nuestros vertederos cada año. La descomposición anaeróbica de los desechos de alimentos produce metano, esto es un gas natural que puede ser perjudicial para el medio ambiente. Reducir las emisiones de metano es clave para frenar el impacto negativo causado por el ser humano en el cambio climático.

Mientras los consumidores y las empresas desperdician alimentos, muchas personas no tienen nada que comer. Según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, en el 2013, 49.4 millones de personas vivían en hogares con inseguridad alimentaria, incluidos los trabajadores agrícolas, quienes son los encargados de cosechar los alimentos. No podemos permitir que su trabajo se menosprecie, y tampoco que trabajen en malas condiciones o de extrema pobreza y hambre, esa situación pone en riesgo su salud y su integridad.

 ¿Qué podemos hacer al respecto?

Como consumidores y empresas, todos podemos ser más comprensivos. La próxima vez que visitemos nuestro supermercado local, una tienda o un farmer market, no pasemos por alto esa zanahoria fea que ha sido ignorada.

Cada persona puede ayudar a reducir el desperdicio de alimentos planificando sus comidas semanales. Los restaurantes pueden comenzar a medir y limitar la cantidad de comida que tiran. Los responsables de formular políticas pueden abordar este problema y crear leyes efectivas que brinden acceso a alimentos saludables para todos. Todos debemos ser más conscientes de los desafíos que enfrenta la agricultura y aceptar y valorar los productos sin seguir los estándares de belleza de los alimentos. 

Si estás buscando un punto de partida, la EPA ofrece un conjunto de herramientas para ayudar a reducir el desperdicio de alimentos. Haz clic aquí para obtener más información al respecto. El desperdicio de alimentos es responsabilidad de todos nosotros. Ser más conscientes y reflexivos sobre la cantidad de alimentos que desperdiciamos, mientras que muchos tienen poco o nada para comer cada día, debería motivarnos a mejorar nuestras prácticas de desperdicio de alimentos.

Este artículo fue escrito por Melani Forti, Directora de Programas de Salud y Seguridad de AFOP.

  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar
Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :