ad-mania

Texas declara invasión de migrantes y provoca enfrentamiento con el gobierno de Biden

/
/
170 Vistas

El gobierno del presidente Joe Biden y el estado de Texas se encuentran enfrascados en una sórdida lucha que tiene como principales víctimas a inmigrantes que buscan asilo en Estados Unidos.

Recientemente el gobernador Greg Abbot, de Texas, invocó “el derecho constitucional de su estado para la autodefensa”, en una interpretación “a modo” de la Constitución de Estados Unidos, con lo cual, según el gobernador, tiene derecho de movilizar a la guardia nacional y desplegar cualquier medio para prevenir la “invasión” de que está siendo objeto el estado de Texas.

“Por estas razones, ya he declarado una invasión, para invocar la autoridad constitucional de Texas para defenderse y protegerse”, enfatizó el gobernador. “Movilizaremos la Guardia Nacional de Texas, el Departamento de Seguridad Pública de Texas y otro personal de Texas para asegurar la frontera de Texas”.

El estratégico movimiento de Abbot le generó la simpatía inmediata de 25 gobernadores republicanos, quienes escribieron una declaración publicada por la Asociación de Gobernadores Republicanos (RGA) que indica que “en lugar de defender el estado de derecho y asegurar la frontera, la administración Biden ha atacado y demandado a Texas por dar un paso al frente para proteger a los ciudadanos estadounidenses de niveles históricos de inmigrantes ilegales, drogas mortales como el fentanilo y terroristas que ingresan a nuestro país”.

Sin duda el movimiento está perfectamente calculado para que ocurra en pleno proceso electoral en el que el partido republicano se apresta no sólo a elegir a su candidato a la presidencia (que todo indica que será el expresidente Donald Trump); sino que también elegirá, en un momento dado, al compañero de fórmula del candidato.

“Me parece que detrás de la declaración de invasión del gobernador Abbot hay una abierta aspiración política”, dijo Luis Alvarado, exmiembro de ese partido y conocido analista político de California.

“No dudo que el gobernador de Texas tenga en la mira acompañar al presidente en la fórmula electoral”, dijo Alvarado. “Es una posibilidad que no se puede descartar del todo”.

El gobernador obtuvo el apoyo inmediato de todos los 25 gobernadores republicanos y se colocó en la cima de la popularidad entre sus correligionarios al mostrar una mano dura en contra del problema migratorio.

Para Alvarado, quien además es asesor de candidatos, lo que ocurre en este momento en la frontera sur es una política migratoria descontrolada, ineficiente y obsoleta. “Pero de ahí a hablar de invasión, hay un trecho muy grande”.

Hay que tener cuidado con la palabra invasión

A lo largo de las décadas la frontera ha sido un escenario de confrontación entre los dos principales partidos políticos.

En la década de los 90’s apareció la organización Lighting Up Border, que empezó como un pequeño grupo de ciudadanos preocupados por la llegada de “cientos de miles” de inmigrantes.

La táctica de esta organización de colocar camionetas y reflectores sobre la frontera para “ayudar a la Patrulla Fronteriza a detectar a las personas que cruzaban sin documentos”, generó una gran movilización y protestas del gobierno mexicano, por la intimidaci’on y amenazas en contra de inmigrantes originarios de ese país.

En 2002, aparecieron milicias civiles conocidas como Minuteman, que vigilaban la frontera de Arizona de manera voluntaria, colaborando con la Patrulla Fronteriza en la detención de inmigrantes indocumentados.  El primer antecedente de ese grupo fue un llamado a las armas en octubre del 2002 en una nota del periódico local de Tombstone, invitando a los lectores, a unirse a la “Milicia Ciudadana de la Patrulla Fronteriza”, con el propósito de “avergonzar al gobierno al hacer su trabajo”.

No es algo nuevo. De hecho, los analistas políticos de todo el país advirtieron desde hace meses, que el tema de la migración y la frontera se convertiría en la piedra angular de la plataforma electoral del Partido Republicano, tal y como lo hizo en las elecciones anteriores.

El problema es que ahora el ambiente electoral está más caldeado y las actitudes hacia los migrantes son de mayor hostilidad que en el pasado, por lo que no sería extraño que pronto veamos milicias de ciudadanos armados hasta los dientes, dirigiéndose hacia la frontera, para “salvar al país”, de la invasión de los inmigrantes.

No cabe duda de que el sistema migratorio de Estados Unidos es completamente ineficiente, y que esperar en “línea”, no es una opción para cientos de miles de personas que emigran por las dificultades económicas o huyen de la violencia y la inseguridad o por razones políticas.

Pero ver a los inmigrantes como invasores, y por lo tanto, como enemigos, es un grave error, porque en la mente de muchos radicales ultraconservadores, será la luz verde para atacar.

“Nadie debería fomentar el odio de esa manera”, dijo Alvarado. “Y menos para poder ganar unas elecciones”.

  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar
Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :