Una niña emocionada tiene una idea mientras está haciendo una tarea escolar.

Tres maneras sencillas de que los niños desarrollen su autocompasión

/
/
57 Vistas

Los cuidadores pueden ayudar a los niños a ser más amables consigo mismos y a sustituir una voz interior autocrítica por otra amable.

Cuando enseño autocompasión a los niños en las escuelas, hago un ejercicio en el que los niños imaginan que un amigo suyo ha perdido o roto algo especial. ¿Cómo responderían a su amigo?

Luego les hago una segunda pregunta: ¿Cómo te responderías a ti mismo si perdieras o rompieras algo especial? Invito a los niños a que piensen en la diferencia entre sus respuestas a las dos preguntas. Siéntete libre de plantearte estas preguntas tú mismo.

  • “Ayudaría a mi amigo a levantarse, pero si yo lo perdiera, nunca me lo perdonaría”. -Marcos, 12 años
  • “Siento compasión por un amigo y me enfado conmigo mismo”.  -River, 9 años
  • “Casi exploto cuando me pasa a mí, pero sé que se me pasará cuando le pase a mi amigo”. -Abbie, 12 años

Cuando enseño a los niños (y a los adultos) la autocompasión, la mayoría dice que daría ánimos a su amigo, pero que se enfadaría consigo mismo. Los niños, igual que los adultos, necesitan el recurso de la autocompasión.

Cuando practicamos la autocompasión, nos tratamos a nosotros mismos con la misma amabilidad que ofreceríamos a un amigo cuando las cosas van mal. Esto incluye tranquilizarnos cuando tenemos dificultades y motivarnos con amabilidad. Mientras que el hábito de la autocrítica aumenta la ansiedad y la depresión, los adolescentes que practican la autocompasión se vuelven menos ansiosos y depresivos. La autocompasión ayuda a los niños a afrontar mejor los retos y a experimentar más bienestar y autoestima.

Pero, ¿cómo ayudamos a los niños a desarrollar una voz interior de autocompasión? He aquí tres maneras de hacerlo.

Sé la voz que quieres que los niños interioricen

La forma en que hablamos a los niños influye mucho en la forma en que se hablan a sí mismos. Cuando los niños tienen experiencias repetidas de ser validados y cuidados, el apoyo externo puede interiorizarse como una voz interior de autocompasión. Las investigaciones sugieren que cuando los padres son comprensivos y empáticos, sus hijos aprenden a responder a sí mismos con amabilidad. Por el contrario, los padres que critican a sus hijos son más propensos a tener hijos autocríticos.

Una buena pregunta que podemos hacernos cuando nos dirigimos a un niño es la siguiente: ¿Es ésta la voz que quiero que interiorice este niño? ¿Es así como deseo que los niños se respondan a sí mismos? Algunas frases que puedes considerar utilizar son las siguientes:

  • Te sientes triste/enojado por eso. Es lógico que te sientas así. Yo también me siento así a veces.
  • Veo que lo estás pasando mal. ¿Cómo puedo apoyarte?
  • Estoy a tu lado. Me preocupo por ti. No estás solo.

¿Qué hacemos cuando nuestra voz no es la voz que queremos que los niños interioricen? Irónicamente, tenemos que ser compasivos con nosotros mismos. Ser duros con nosotros mismos cuando nos quedamos cortos como cuidadores puede ser tan contraproducente como ser duros con los niños. Cuando nos cuesta mostrarnos como deseamos para los niños, podemos ofrecernos a nosotros mismos los tres elementos de la autocompasión, diciéndonos frases como éstas en voz alta o mentalmente:

  • Atención plena: Estoy luchando en este momento.
  • Humanidad común: No soy el único que lucha así.
  • Bondad: Sigo siendo una buena persona y puedo volver a intentarlo.

La autocompasión ¡también es buena para ti!

A veces, los padres creen que deben ser el modelo de sus hijos cuando se trata de “tenerlo todo controlado”. Irónicamente, los niños que ven “padres perfectos” no están recibiendo las habilidades que necesitan para enfrentarse a sus propias imperfecciones. Los niños necesitan cuidadores que se muestren vulnerables ante sus dificultades y que sean un modelo de autocompasión. Esto puede ser tan sencillo como decir que estamos teniendo un día difícil y que a veces todo el mundo tiene dificultades como nosotros.

A veces, los cuidadores carecen de las habilidades de autocompasión necesarias. Por suerte, los cuidadores pueden aprender la autocompasión por sí mismos a través de programas como la formación Autocompasión Consciente o haciendo el libro de trabajo Autocompasión Consiente. Los cuidadores también pueden aprender la autocompasión junto con sus hijos. El programa Autocompasión para niños y cuidadores es una adaptación aprobada del programa de Autocompasión Consciente que diseñé para ofrecer a los niños junto con sus cuidadores.

En el programa, las parejas de padres e hijos son co-aprendices mientras practican juntos y de forma lúdica habilidades de mindfulness y autocompasión. Cada sesión incluye un intercambio entre padres e hijos, movimiento consciente, un cómic con amigos animales y ejercicios interactivos de autocompasión. Un ejercicio muy popular de nuestra primera sesión consiste en utilizar los siguientes materiales: un plato, lápices de colores y una toallita (o pañuelo de papel). El plato representa nuestra conciencia y los lápices de colores, las distintas emociones. Durante el ejercicio, las parejas de padres e hijos hablan de las emociones que sienten en respuesta a diferentes situaciones, como tomar juntos una clase de autocompasión (¡al principio, algunos niños no están muy entusiasmados!). A medida que las parejas de padres e hijos hablan de cada emoción, añaden un lápiz de color diferente al plato. A continuación, identifican las emociones difíciles, como la frustración o la tristeza, y envuelven esos crayones emocionales en la toallita, “abrazando” metafóricamente las emociones difíciles con autocompasión.

Las investigaciones revelan que los niños que completan el programa sufren menos depresión, y los cuidadores también obtienen beneficios, como menos estrés en la crianza y más autocompasión y crianza consciente. De este modo, aprender juntos la autocompasión puede aportar beneficios intergeneracionales y aumentar la conexión entre padres e hijos. Una madre que asistió a la clase con su hija de nueve años dijo:

Esta [clase] abrió conversaciones sobre nuestros sentimientos y nos proporcionó un conjunto de conceptos comunes. Creo que ha creado un vínculo y una conexión más fuertes, y me ha gustado especialmente el énfasis en aceptar las debilidades… y que no todo el mundo encontrará las mismas cosas relajantes o útiles y que eso está bien. Un marco muy útil para ayudarnos a comunicar nuestros sentimientos y un recordatorio de la necesidad de centrarnos en lo bueno. Creo que me ha convertido en una madre más empática.

Enseñar a los niños a practicar la autocompasión de forma lúdica y compasiva

Para los cuidadores que quieran enseñar a los niños hábitos relacionados con la autocompasión, es útil empezar por aprender y adoptar nuestros propios hábitos relacionados con los sentimientos. El Cuestionario de los animales sobre los hábitos de los sentimientos es una buena forma de que padres (o profesores) y niños empiecen a hablar sobre sus hábitos actuales en relación con los sentimientos: ¿Escondes tus sentimientos (camaleón), explotas con ellos (oso), te obsesionan (castor) o te avergüenzas de ellos (ciervo)? En mi trabajo con niños, he descubierto que los niños se abren a hablar de sentimientos cuando se aborda de esta forma lúdica y sin prejuicios.

Cuando los niños son conscientes de sus hábitos emocionales, pueden empezar a aprender conscientemente habilidades de resiliencia relacionadas con la autocompasión. Dado que es difícil que los niños aprendan durante los momentos de estrés, los cuidadores pueden enseñarles de forma lúdica a integrar los tres componentes de la autocompasión (atención plena, humanidad común y autocompasión) durante los momentos de bienestar. Los cuidadores pueden utilizar recursos como la serie lúdica de libros de actividades sobre la autocompasión titulada La búsqueda de la autocompasión, que yo utilizo con los niños tanto en casa como en la escuela. También hay libros infantiles encantadores, como Está bien: ser amable contigo cuando las cosas se sientan difíciles.

Una vez que los niños han aprendido las habilidades de resiliencia, los cuidadores pueden fomentar compasivamente el uso de estas habilidades durante los momentos difíciles. Funciona mejor cuando los cuidadores primero responden compasivamente a la angustia de un niño y luego ofrecen una sugerencia suave de cómo los niños podrían ser amables consigo mismos. Por ejemplo, puede sugerirles que se abracen a sí mismos o que piensen qué palabras le dirían a un amigo en una situación similar.

Si los niños no están dispuestos a practicar la autocompasión, es importante no presionarlos. El simple hecho de ofrecer una presencia amable ayudará a los niños a desarrollar la autocompasión con el tiempo.

Al principio, puede resultar incómodo tratarnos a nosotros mismos con amabilidad. La incomodidad es normal cada vez que aprendemos algo nuevo, pero mejora con el tiempo. Al igual que aprender a montar en bicicleta o a hacer cuentas requiere práctica, desarrollar una voz autocompasiva también requiere práctica.

En clase, explico de forma lúdica tanto los retos como los beneficios de practicar la autocompasión. Pregunto a los niños si estarían dispuestos a practicar algo difícil, como escribir con la mano contraria, si eso significara que tendrían a su mejor amigo con ellos todos los días durante el resto de su vida. Suelo recibir un “¡Sí!” entusiasta a esta pregunta. Entonces les hago saber que, aunque no es cierto que escriban con la mano contraria, sí lo es en lo que respecta a la autocompasión. Si los niños siguen practicando la autocompasión, tendrán a su mejor amigo con ellos todos los días del resto de sus vidas… porque se convertirán en su propio mejor amigo.

Escrito por Jamie Lynn Tatera. Este artículo es original de Greater Good, la revista en línea publicada por el Greater Good Science Center de UC Berkeley.

  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar
Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :