Parte alta de mujer, pareja ejercitándose, pareja abrazándose, mujer con bebé.

Los trabajadores comunitarios de la salud concientizan a las personas embarazadas sobre las vacunas

/
/
169 Vistas

Read in English

Según los datos de los CDC, es menos probable que las personas embarazadas se vacunen, a pesar de que también es más probable que se enfermen gravemente de COVID-19.  

Para comprender mejor los riesgos a los que se enfrentan las personas embarazadas y cómo las vacunas pueden ayudar a proteger su salud y la de sus bebés, Public Good News habló con Getty Israel, directora ejecutiva de Sisters in Birth en Jackson, Misisipi. 

La misión de la organización comunitaria es mejorar los resultados de los partos en Misisipi, con planes de abrir un centro de maternidad independiente en 2024. 

Esto es lo que dijo Israel. 

[Nota del editor: El contenido y longitud de esta entrevista han sido editados para mayor claridad]. 

PGN: ¿Cuál es el enfoque de Sisters in Birth y cómo incorporan la concientización sobre las vacunas? 

Getty Israel: Nuestro enfoque es ponernos al servicio de las mujeres, sobre todo las personas embarazadas o en edad reproductiva, para prevenir enfermedades, lesiones y muertes prematuras, principalmente a través de la modificación conductual sobre la salud. En otras palabras, conseguir que las personas adopten comportamientos saludables para reducir el riesgo de enfermedades infecciosas e inducidas por la obesidad, diabetes, cardiopatías, cáncer, preeclampsia y cesáreas. Por eso se enfoca en la prevención y el bienestar. Y utilizamos enfermeras parteras y trabajadores comunitarios de salud en un equipo integrado para prestar los servicios.  

PGN: ¿Cómo consiguen estos objetivos?  

G.I.: Lo hacemos a través de nuestro programa educativo integral y holístico sobre el parto, al que integramos el COVID-19 y la gripe, junto con toda la demás información sobre nutrición, ejercicio, relaciones sexuales seguras, no fumar, no beber. No hablamos únicamente del COVID-19 en forma aislada — no ocurre en una burbuja.  

Por lo general, las personas con menos probabilidad de vacunarse son las de bajos ingresos, las que reciben Medicaid y las que ya tienen gran riesgo de desarrollar otras afecciones como preeclampsia, hipertensión, diabetes y cardiopatías.  

Estas son las mujeres con mayor probabilidad de tener una cesárea. Tienen mayor probabilidad de sufrir complicaciones. Tienen mayor probabilidad de morir.  

Son las mismas mujeres.  

El COVID-19 y la gripe son simplemente otras enfermedades oportunistas para una población que ya está en riesgo. Por lo tanto, tiene que ser un enfoque holístico. 

PGN: ¿Cómo abordan a las comunidades a las que sirven? 

G.I .: Si te diriges a las mujeres embarazadas únicamente para hablarles del COVID-19, en muchos casos las vas a perder.  

Se trata de una población con escasos conocimientos sobre la salud y que no comprende cómo un exceso de peso puede complicar su embarazo.  

Y eso se debe a que los médicos hacen un trabajo muy deficiente a la hora de educar a las mujeres sobre estos factores de riesgo y el embarazo.  

Eso es lo que hace Sisters in Birth: intervención, mucha educación, mucho entrenamiento para que entiendan lo que está en riesgo y el poder que tienen para cambiarlo.  

Casi siempre, las mujeres confían únicamente en sus proveedores de salud para manejar su embarazo. Y muy frecuentemente, los estadounidenses confían en los médicos para manejar su salud.  

Lo que decimos es: “Estás en el asiento del conductor. Nosotros estamos al lado. Vamos a ayudarte a conducir el vehículo”.  

En última instancia, depende de ella hacer los cambios que le recomendamos. Se trata de cambios basados en la evidencia y factibles, como caminar 30 minutos al día, como vacunarse.  

El embarazo modifica la capacidad del organismo para luchar contra las enfermedades, especialmente las infecciosas. La vacuna proporciona la inmunidad que ella necesita y transmite esa inmunidad a su bebé.  

Nos aseguramos de que entiendan el riesgo que corren ellas y sus bebés.  

PGN: Misisipi tiene una de las tasas de mortalidad materna más altas de EE.UU. ¿A qué otros riesgos específicos se enfrentan las personas embarazadas en su comunidad?  

G.I.: Las mayores disparidades se dan siempre en los estados rojos controlados por republicanos que dicen ser legisladores provida. Ahí es donde se producen la mayoría de las desigualdades en la natalidad, en estos estados rojos, en los estados del sur.  

Ahí se encuentra la mayor concentración de población con obesidad. Las tasas más altas de diabetes y cardiopatías se dan en los estados rojos. Entonces, ¿por qué esperaríamos que las disparidades en el embarazo se den en otros lugares? Todo está aquí. Las tasas de vacunación son las más bajas aquí. 

Cuando escuchas que las mujeres afroamericanas tienen la mayor tasa de mortalidad materna, la mayor tasa de nacimientos prematuros; que los bebés afroamericanos tienen las mayores tasas de mortalidad infantil, la mayor tasa de mortalidad fetal y la mayor tasa de bajo peso al nacer. Es un problema complejo que abarca muchos factores.  

Nuestro mayor reto en Misisipi es que aquí no tenemos un sistema, ni privado ni público, que apoye el trabajo. No hemos podido conseguir financiación de ninguna institución del estado de Misisipi para realizar este trabajo en este estado supuestamente provida.  

PGN: ¿Qué tipo de creencias erróneas tiene la población a la que atienden y cómo las abordan? 

G.I.: En el ámbito de la salud pública, siempre se están desmitificando las falsas creencias. Las personas tienen información errónea y toman decisiones basadas en la información errónea.  

Las mujeres embarazadas no son diferentes. De hecho, las mujeres embarazadas son más difíciles porque creen que están protegiendo a sus bebés.  

Pero la mejor forma en que una mujer embarazada puede proteger a su bebé es manteniendo un peso saludable, no beber alcohol; comer sano y hacer ejercicio; caminar al menos 30 minutos al día, todos los días; y vacunarse contra las enfermedades. Se puede reducir de manera significativa el mayor riesgo de desarrollar resultados adversos en el parto.

Algunas mujeres siguen creyendo que pueden tener un aborto espontáneo si se vacunan. [Eso es falso.] Y por eso hay que educarlas, entrenarlas y ayudarlas a razonar como personas inteligentes con sentido común. 

This article first appeared on Public Good News and is republished here under a Creative Commons license.

  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar
Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :