ad-mania
Home / Planeta / Cambio Climático / ¿Qué causa las inundaciones de primavera?

¿Qué causa las inundaciones de primavera?

/
/
31 vistas

Desde la nieve, el tipo de suelo y la temperatura, son muchas las variables que hacen que las inundaciones de primavera sean difíciles de predecir, además el cambio climático puede hacerlo aún más complicado.

La primavera es la temporada de inundaciones en gran parte de los Estados Unidos. Desde el Noroeste del Pacífico hasta Nueva Inglaterra, la nieve derretida se combina con las lluvias primaverales para elevar los niveles de agua en ríos, lagos y arroyos. A veces, una tormenta perfecta de factores crea una gran inundación.

Desde el tipo de suelo, la capa de nieve y la temperatura durante la noche, todo juega un papel importante en una inundación de primavera. Dado que intervienen tantos elementos, predecir el riesgo de inundaciones en un determinado año puede ser difícil . Como el cambio climático influye en muchas de esas variables, la predicción puede volverse aún más difícil.“Si le falta un determinado ingrediente, se pasa de una inundación molesta a una posible catástrofe. Eso hace un desafío saber en el futuro dónde se encuentran los riesgos”, dijo Melissa Widhalm, directora asociada del Centro Regional del Clima del Medio Oeste (MRCC por sus siglas en inglés).

Los calentamientos rápidos provocan inundaciones por deshielo

Los calentamientos rápidos y las temperaturas cálidas durante la noche pueden aumentar drásticamente la tasa de deshielo y provocar inundaciones. Las temperaturas altas son los principales factores de las inundaciones extremas por deshielo en los Estados Unidos, según una investigación de Xubin Zeng, profesor de la Universidad de Arizona. Zeng y su equipo de investigación mapearon y estudiaron eventos extremos de deshielo en el territorio continental estadounidense entre 1988 y 2017.

Todd Shea, meteorólogo a cargo de la oficina del Servicio Meteorológico Nacional en La Crosse, Wisconsin, afirmó que se pueden tener todos los factores para inundaciones de primavera, y aún así no producirse si la temperatura aumenta lentamente.

“Recuerdo un año en el que todo parecía sombrío, como si fuéramos a un derretimiento primaveral bastante desagradable, pero tuvimos el derretimiento perfecto, muy lento y gradual”, dijo Shea.

Shea también mencionó que los calentamientos rápidos a menudo vienen con temperaturas nocturnas por encima del punto de congelación, lo que permite que la nieve continúe derritiéndose durante la noche. El escenario ideal, dijo, es cuando las temperaturas diurnas se calientan lo suficiente durante el día para derretir gradualmente la nieve, luego vuelven a estar bajo cero por la noche. Cuanto más lento se derrita la nieve, menos probable es que haya inundaciones.Se espera que el cambio climático haga más probables los días cálidos y las noches cálidas a principios de la primavera y finales del invierno. “Desafortunadamente, cuando hablamos de cambio climático, nos referimos a que los cambios extremos de temperatura son una amenaza real”, dijo Widhalm. “Estamos hablando de tener más de ese calentamiento errático, sumamente frío, luego muy caliente, en rápidas olas, ahí es cuando comenzamos a ver problemas”.

La lluvia sobre la nieve hace que la nieve se derrita más rápido

Según la investigación de Zeng, el segundo factor que probablemente conduzca a un rápido derretimiento de la nieve es la lluvia, problema creciente particularmente en las montañas de la Sierra Nevada de California y en el Noroeste del Pacífico.

Eunsang Cho, un hidrólogo que trabaja en el Centro de Vuelo Espacial Goddard, dijo que este tipo de deshielo rápido por la lluvia ocurrió en el norte de California en 2017 durante la falla de la represa de Oroville. Muchas capas de nieve se acumularon en las montañas de la Sierra Nevada ese año, cuando una lluvia atmosférica impulsada por un río cayó sobre esa nieve, aceleró el deshielo y llenó rápidamente el lago Oroville. La alta tasa de liberación necesaria para mantenerse al día con la precipitación y el evento de derretimiento dañó el aliviadero principal de la represa, lo que provocó la evacuación de las comunidades río abajo.

Este problema no se limita solo al oeste de los Estados Unidos. La investigación de Zeng encontró que el Noreste también está en riesgo de inundaciones por deshielo debido a la lluvia. La lluvia a finales de la primavera y el invierno se está volviendo más común en el Midwest, según Widhalm. Además, la precipitación general está aumentando en esos meses.

“Aquí en Indiana, estamos hablando de un aumento de hasta un 20% en las precipitaciones en el invierno”, dijo. “Hablamos de un aumento del 13 al 16% en primavera. Así que esto es mucha agua en un momento en que ya somos vulnerables a las inundaciones”.

La capacidad del suelo para almacenar agua afecta las inundaciones

Shea dijo que cuando el Servicio Meteorológico Nacional crea informes de pronóstico de inundaciones de primavera, un factor importante que considera es el contenido de humedad del suelo y la cantidad de agua que podrá almacenar cuando la nieve se derrita.

Si el suelo ya está saturado por la precipitación en el verano y el otoño, entonces no podrá almacenar tanta escorrentía. La composición del suelo, si es predominantemente arcilla o arena, también afecta la cantidad que podrá absorber. Cho comentó que el río Rojo de la Cuenca del Norte en Minnesota y Dakota del Norte es particularmente propenso a inundaciones debido a la composición del suelo.

“Es un área realmente plana y el suelo es bastante impermeable, lo que significa que es un suelo muy arcilloso”, dijo. “Aunque fueron algunas pequeñas cantidades de nieve las que se derritieron, fácilmente causaron inundaciones”.

Esto también ocurre cuando el suelo está congelado, ya que el suelo congelado es muy impermeable. Esto se vuelve común en el Medio Oeste debido al cambio climático, donde la capa de nieve puede reducirse y dejar el suelo sin aislamiento. Esto permite que el suelo se congele más profundamente.

“Si además hay una gran tormenta, ¿qué va a pasar con esa agua? Bueno, va a golpear el suelo como una roca, se va a escapar a nuestros arroyos y rápidamente aumentará su flujo”, dijo Widhalm.

Cho también mencionó que en las áreas urbanas a lo largo de la Costa Atlántica este problema puede verse agravado por el aumento del nivel del mar y las superficies pavimentadas impermeables. El aumento del nivel del mar puede elevar los niveles de las aguas subterráneas, lo que hace que el suelo se sature y sea menos la posibilidad de almacenar agua del deshielo. Asimismo, las superficies pavimentadas evitan que la corriente penetre en el suelo.

Niveles de agua y cobertura de hielo en los ríos

Al igual que el suelo, la capacidad de las cuencas hidrográficas para almacenar agua es importante durante la temporada de inundaciones de primavera. Si los ríos y otros cuerpos de agua ya están llenos antes de que llegue el calor de la primavera, existe una mayor probabilidad de inundación. Además, si el hielo en los ríos se ha congelado de manera espesa, eso puede causar problemas. Shea sostiene que cuando el hielo es grueso, a menudo se rompe más tarde en la primavera, lo que puede causar atascos de hielo e inundaciones.

Con el cambio climático aumentan las precipitaciones extremas en todas partes y la precipitación general en muchos lugares al este de las Montañas Rocosas, lo que incrementa el riesgo de que ya haya mucha agua en la cuenca antes de que la nieve se derrita.

Las inundaciones por deshielo son un evento compuesto

Todos los expertos entrevistados para este artículo enfatizaron que no hay una sola causa de inundación de primavera. Las inundaciones por deshielo son un evento compuesto que las hace impredecibles.

Widhalm citó como ejemplo las inundaciones extremas en Nebraska en la primavera de 2019. “Veamos qué pasó en 2019, durante las terribles inundaciones de marzo”, dijo. “En febrero, hubo nevadas y frío récord. Luego en marzo hubo un calentamiento intenso”. La combinación de esas tres cosas, más la lluvia durante ese período de calentamiento, provocó las inundaciones.

Debido a las múltiples variables en una inundación de deshielo, es difícil para los expertos predecir si el cambio climático las empeorará o no. Pero algunas regiones (la investigación de Cho señaló que el Noroeste del Pacífico, Alaska y Canadá son particularmente vulnerables) pueden esperar un mayor riesgo de inundaciones primaverales extremas en el futuro. El cambio climático puede aumentar la frecuencia, si no la magnitud, de este tipo de eventos también en otras partes del norte de los EE. UU.

“Estamos hablando del clima superpuesto al clima”, dijo Widhalm. “Conseguir que esa tormenta perfecta de eventos se alinee para crear una catástrofe, afortunadamente, es bastante difícil de lograr. Pero si se está exprimiendo el sistema, si se está creando un entorno que es más propicio para el rápido desarrollo o la intensificación de tormentas, se aumenta el potencial para tener vertederos de nieve más grandes, estamos creando el potencial para más ambientes con cambios rápidos de temperatura”.

Este artículo fue escrito por Samantha Harrington y publicado originalmente en Yale Climate Connections.

  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Pinterest
Este div altura necesaria para permitir el sticky sidebar
Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :