ad-mania
Home / Planeta / Cambio Climático / Cómo hablar con los niños sobre el cambio climático

Cómo hablar con los niños sobre el cambio climático

/
/
287 vistas

Los expertos dicen que es importante ayudarle a nuestros hijos a entender el cambio climático y apoyarlos mientras transitan las emociones.


Es natural como padres querer proteger a nuestros hijos de realidades duras, incluído el cambio climático. Sin embargo, al igual que muchos otros desafíos, ignorar este problema no hará desaparecer, y de todos modos es probable que los niños ya hayan escuchado las palabras “cambio climático”. Los niños de hoy serán los más afectados por los graves impactos del cambio climático en el futuro, sea que estos problemas se discutan o no.

Cuando los padres, en quienes más confían los niños, hablan de manera abierta y honesta sobre el tema pueden ayudar a preparar a sus hijos a mantenerse perseverantes y encontrar un propósito a través del cambio climático.

Cuando estés listo para hablar sobre el cambio climático con tus hijos, ten en cuenta:

  • La edad del niño
  • Lo que él o ella ya saben del tema
  • Estar preparado y conocer la ciencia
  • Hablar sobre los sentimientos climáticos
  • Buscar soluciones para todos los días
  • Mantener el diálogo abierto y seguir hablando del tema

¿Por qué la edad de tu hijo importa al hablar sobre el cambio climático?


Algunos expertos no aconsejan entrar en detalles específicos sobre el cambio climático con los niños más pequeños, argumentando que es posible que no tengan la capacidad cognitiva o de desarrollo para procesar los problemas ambientales. En su lugar y de manera simple, pero decidida es bueno conectar a los niños y la naturaleza.

Otros, sin embargo, recomiendan hablar sobre el cambio climático lo antes posible. La psicoterapeuta Caroline Hickman de la Universidad de Bath, en el Reino Unido, y la Climate Psychology Alliance, aconseja enseñar a los niños sobre el cambio climático desde los dos o tres años. “Tan pronto como comienzas a enseñarles a hablar y a involucrarse emocional y relacionalmente con el mundo”, dice, “el cambio climático debe integrarse en su mundo, para que desarrollen esa inteligencia emocional y resiliencia desde una edad temprana”.

Ella argumenta que es similar a hablar de otras cosas difíciles en el mundo de un niño. “No le hablarías a tu hijo sobre el divorcio. Encontraría formas de hablar con ellos al respecto, para ayudarlos a comprender. El cambio climático no es diferente: ya está afectando al niño día tras día, así que empiece a hablar ahora”.

Si crees que el niño está listo para abordar el tema, busca formas apropiadas para su edad, para que el niño conecte los problemas climáticos con la vida real. Por ejemplo, muchos niños de kindergarten pueden tener problemas para comprender el ciclo del carbono, pero pueden comprender que llueve más o menos en el lugar donde viven. A la vez, es posible que un adolescente ya haya aprendido ciencia en la escuela y, en cambio, puede necesitar hablar sobre sentimientos difíciles y posibles formas de avanzar hacia el futuro.

¿Cuánto sabe tu niño sobre el cambio climático? 

Averigua lo que ya sabe. Al igual que con cualquier otra “conversación”, es probable que tu hijo sepa más sobre el tema de lo que tú crees.

Hickman dice que se ha encontrado con muchos padres que asumieron que sus hijos pequeños no tenían conocimiento del tema, y ​​luego se quedaron horrorizados mientras el niño describía cómo el cambio climático está destruyendo el planeta. Los medios de comunicación, la escuela y las conversaciones informales con compañeros de su edad, dice Hickman, pueden traer los problemas climáticos a la visión del mundo de los niños mucho más de lo que muchos padres creen.

Independientemente de cuánto sepa su hijo, hay un valor duradero en tener una conversación útil sobre el cambio climático. Después de todo, incluso si resulta que tu hijo sabe más sobre el cambio climático que tú, su esfuerzo ayudará a demostrar que es un tema digno del tiempo de su familia.

¡Debes estar preparado!
Repase la ciencia con anticipación, y luego quizás también juntos. Está bien si no sabes todo sobre el cambio climático; de hecho, nadie lo sabe. Pero haz algunos deberes para que puedas iniciar la conversación desde una base bien informada y estar mejor preparado para responder a las preguntas de tu hijo. (La BBC tiene un manual básico en inglés muy útil aquí). Si tu hijo tiene preguntas que no puedes responder, también está bien: pueden aprender juntos con recursos como el sitio web interactivo Climate Kids.

Habla sobre los sentimientos que el niño tenga

Está bien hablar sobre la ciencia climática, pero no te olvides de hablar sobre los sentimientos climáticos. Explicar el impacto de las emisiones de gases del efecto invernadero en los patrones climáticos locales puede ser un buen punto de partida. Pero muchos padres e hijos no están interesados ​​en la educación científica y en su lugar quieren ayudarle a sus hijos a enfrentar los efectos más profundos del cambio climático a medida que crecen.

Con ese fin, Hickman recomienda lo que ella describe como medidas clásicas de psicoterapia para ayudarle a tu hijo a hablar sobre lo que pueden ser sentimientos muy complejos. Por ejemplo, ella les pide a los niños que imaginen cómo el cambio climático podría afectar a su animal favorito y que luego hablen desde su punto de vista. Explorar deliberadamente cómo se siente tu hijo o hijos sobre el cambio climático puede ayudarlos a sobrellevar mejor el dolor y la ansiedad que experimentan cada vez más.

Ofrece una resolución

Bríndale a los niños razones para tener esperanza y formas de actuar, sin pasar por alto los desafíos que se avecinan. Abundan las soluciones para reducir los riesgos extremos que nos plantea el cambio climático, desde reducir las emisiones de gases de efecto invernadero hasta invertir en esfuerzos de adaptación. Es muy probable que puedas hablar sobre cómo ya se están haciendo alguna de estas actividades en tu propio hogar, ya sea apoyando los esfuerzos contra el cambio climático, reduciendo el desperdicio de alimentos y «comiendo de manera inteligente», reciclando o simplemente haciendo más conscientemente apagar luces o electrodomésticos innecesarios. También puedes señalar ejemplos inspiradores en tu comunidad, como nuevos paneles solares o parques eólicos.

Sin embargo, evita la tentación de que todo suene demasiado positivo. A medida que los niños maduren, también deberán ser capaces de hacerle frente y adaptarse a las decepciones inevitables, como los retrocesos en las políticas ambientales y la extinción de especies o la destrucción del hábitat.

Asegúrate de tener varias conversaciones con tu hijo sobre el cambio climático

La primera conversación intencional puede ser la más difícil. Pero a partir de ahí, habrás abierto las puertas para un diálogo más abierto y continuo sobre un tema que dará forma dramática al futuro. Busca oportunidades para incorporar al cambio climático en su rutina diaria, ya sea haciendo molinos de viento con palitos de helado y cavándolos en un suelo sano con los niños más pequeños, o discutiendo una marcha climática liderada por jóvenes y viendo un documental con los mayores.

Es posible que no podamos predecir con precisión cómo será el futuro de nuestros hijos en un mundo alterado por el clima. Pero, al hablar honesta y abiertamente con nuestros hijos sobre el cambio climático, podemos brindarles el conocimiento y la resiliencia emocional que necesitarán para enfrentarlo.

Este artículo fue escrito por Daisy Simmons y publicado originalmente en Yale Climate Connections.
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Pinterest
Este div altura necesaria para permitir el sticky sidebar
Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :