ad-mania
Home / Lifestyle / Bienestar / 10 pilares de una relación de pareja fuerte

10 pilares de una relación de pareja fuerte

/
/
22 vistas

Tu evaluación de desempeño en el trabajo llega y es brillante. Sin embargo, hay un área que «necesitas mejorar». Días después, ¿en qué parte piensas?


Lo negativo, por supuesto. Una parte de ti sabe que es ridículo dejar que ese lado te moleste. Después de todo, hay mucho más bueno que malo ahí, pero parece que no puedes evitarlo.


Desafortunadamente, hacemos lo mismo en nuestras relaciones románticas. Todos tenemos un sesgo de negatividad o tendencia a centrarnos en los aspectos negativos de las experiencias. Esto nos hace más críticos con nuestra relación de lo que deberíamos ser. Damos por sentado los buenos momentos y se convierten en una parte subestimada de nuestra relación. Pero, ¿qué pasa con los problemas? Se destacan. Los comentarios insensibles, los estados de ánimo y el desorden de nuestra pareja captan toda nuestra atención.


Combina esto con una relación que ha perdido un poco de su chispa, y puede ser difícil notar algo más que los problemas. Como describe Daniel Kahneman en Thinking, Fast and Slow (Pensar rápido, pensar despacio), tendemos a ver sólo lo que está justo frente a nosotros y pasamos por alto lo que no está allí en este momento. Cuando los problemas son todo lo que ves, parece que eso es todo lo que es tu relación.


De hecho, tenemos una tendencia tan fuerte a captar las cosas malas que incluso podemos fabricar problemas que no existen. Un estudio publicado en Science sugiere que si nuestra relación no tiene problemas importantes, es más probable que tomemos lo que alguna vez se consideró un problema menor y sintamos que es más problemático.


Cuando pasamos nuestro tiempo preocupándonos por las cosas equivocadas, no tenemos tiempo para apreciar lo que va bien. Esto no sólo significa que nuestra visión de la relación está sesgada, también implica que estamos perdiendo una oportunidad valiosa. Si bien trabajar en los problemas es una forma de mejorar una relación a largo plazo, es igualmente importante reflexionar sobre las buenas cualidades de tu pareja y los aspectos positivos de su conexión.

Es mucho más fácil arreglar los problemas cuando aprecias cuánto de tu relación ya va bien.

Los pilares de las relaciones saludables

Para cambiar tu perspectiva, comienza prestando más atención a las facetas de tu relación que son estables, consistentes y cómodas. Esos elementos del status quo, pacíficos y libres de dramas son fáciles de olvidar, pero son fuentes de fortaleza.


A continuación se presentan 10 pilares de las relaciones saludables que investigaciones sugieren que son clave para un vínculo satisfactorio y duradero. Es probable que muchos de estos estén presentes en tu propia relación; solo necesitas hacer una pausa y tomar nota.

  1. Puedes ser tú mismo. Tú y tu pareja se aceptan por lo que son; no intentan cambiarse el uno al otro. Puedes simplemente ser tú mismo y mostrar tu verdadera identidad sin preocuparte si tu pareja te juzgará. Eso es útil porque las parejas que se aceptan tienden a estar más satisfechas con sus relaciones.
  2. Son mejores amigos. En muchos sentidos, tu pareja romántica es tu mejor amigo y tú eres el suyo. Esas son buenas noticias porque investigaciones sugieren que las parejas románticas que enfatizan la amistad tienden a estar más comprometidas y experimentan más gratificación sexual. Las relaciones románticas que valoran la amistad enfatizan el apoyo emocional, la intimidad, el afecto y el mantenimiento de un vínculo fuerte. También se enfocan en satisfacer las necesidades relacionadas con el cuidado, la seguridad y el compañerismo. 
  3. Te sientes cómodo y cercano. Acercarse a alguien no siempre es fácil. Pero en su relación, han superado eso y se sienten bastante cómodos compartiendo sentimientos, confiando el uno en el otro y siendo emocionalmente íntimos. Incluso si la vulnerabilidad puede ser un desafío a veces, has aprendido a confiar en tu pareja y descubrir que te acerca más. Ya no pones muros emocionales y no te preocupas constantemente por la partida de tu pareja, lo que proporciona una sensación de estabilidad.
  4. Son más parecidos que diferentes. Tú y tu pareja tienen mucho en común, según una nueva investigación, las áreas clave de similitud pueden ayudar a que su relación sea más satisfactoria. Claro, las diferencias se destacan, pero más allá de esos pocos contrastes, son similares en muchos aspectos. Por ejemplo, tu pareja puede disfrutar de películas de superhéroes mientras tú disfrutas de comedias románticas. Aunque eso se siente como un gran contraste, ambos son hogareños y disfrutan de hacer una comida juntos y luego quedarse en el sofá para ver programas de televisión donde pueden debatir las elecciones de vida de los demás, burlarse de los diálogos incómodos e intentar adivinar el siguiente giro en la trama. En última instancia, tienen mucho más en común que diferencias.
  5. Sienten que son un equipo. Las palabras importan. Cuando hablas, ¿utilizas a menudo palabras como «nosotros» y «nuestro»? Si alguien pregunta: «¿Cuál es tu programa favorito para ver en maratón?», ¿Respondes con «Hemos comenzado a ver Schitt’s Creek«? Ese uso de «nosotros» muestra un fuerte sentido de cercanía cognitiva, o identidad compartida, en su relación. Las investigaciones sugieren que las parejas que están interconectadas de esta manera tienden a estar más satisfechas y comprometidas.
  6. Hace de ti una mejor persona. Tu pareja te ayuda a refinar y mejorar quién eres. Aquí, tu pareja no se hace cargo ni te dice cómo cambiar, sino que apoya tus elecciones para el crecimiento personal. Juntos, buscan experiencias nuevas e interesantes que contribuyan a un sentimiento de autodesarrollo. Según los investigadores de relaciones, cuando te expandes y creces como persona, tu relación también lo hace.
  7. Comparten el poder. Si bien las parejas pueden enfocarse en diferentes áreas (por ejemplo, uno se ocupa del cuidado del césped, mientras que el otro se encarga de la decoración de interiores), a menudo comparten la toma de decisiones, el poder y la influencia en la relación. Cuando ambos tienen algo que decir, las relaciones son más fuertes, más satisfactorias y más propensas a durar. Y, como era de esperar, las parejas son más felices cuando sienten que la división del trabajo en su relación es justa.
  8. Son fundamentalmente buenos. ¿Qué quiere la gente en un cónyuge? Es sorprendentemente simple: alguien confiable, cálido, amable, justo, digno de confianza e inteligente. Aunque estos rasgos no son llamativos y es posible que no te vengan a la mente de inmediato al crear la lista de deseos de tu pareja, proporcionan la base para una relación resistente. Las investigaciones sugieren que cuando las parejas tienen personalidades agradables y emocionalmente estables, tienden a estar más satisfechas en su relación.
  9. Confían el uno en el otro. Necesitamos poder fiarnos de nuestra pareja, lo que proviene de un sentido de confianza. No sólo le confiamos a nuestra pareja la contraseña de nuestro teléfono o el acceso a nuestra cuenta bancaria, sabemos que nuestra pareja siempre tiene en mente nuestros mejores intereses y estará ahí para nosotros cuando lo necesitemos. Este es un ciclo positivo: la confianza fomenta un mayor compromiso, lo que a su vez fomenta una mayor confianza.
  10. No tienen problemas serios. Están los problemas y luego están LOS PROBLEMAS. A veces es fácil olvidarse de todos los problemas y las principales señales de alerta con las que no tenemos que lidiar. Los problemas del “lado oscuro” como la falta de respeto, el engaño, los celos y el abuso emocional o físico son asesinos de relaciones. A veces, la luz puede provenir de la ausencia de oscuridad.

Dedica unos momentos a reflexionar sobre cómo cada uno de estos pilares se aplica a tu propia relación. En este aspecto, es posible que desees darte algún tipo de puntaje para afirmar que tu relación está en buena condición. ¿Cuántos de esos 10 pilares tienes? ¿Cuantos te faltan? Pero ese no es realmente el punto. Lo más probable es que su relación tenga elementos de los 10. La clave es hacer un mejor trabajo al notar y, cuando sea necesario, cultivar estas áreas fundamentales. A menudo, fortalecer estos pilares es tan simple como saborear todo lo que funciona en tu relación. Hay mucho allí cuando sabes qué buscar.


Con suerte, también habrás notado áreas de fortaleza que no están en esta lista. Eso es genial, porque esta lista no es exhaustiva. Más importante aún, muestra que estás comenzando a notar más lo que funciona y no obsesionarse con lo que no funciona.


Por supuesto, no debes usar algunos aspectos positivos para justificar permanecer en una mala relación. Centrarse en las fortalezas sólo es útil para aquellos en buenas relaciones que buscan mejorarlas. Las buenas relaciones se construyen sobre el respeto mutuo, el amor y la amistad entre iguales.


La lección aquí tampoco es pretender que tu relación no tiene problemas. Más bien, es mucho más fácil arreglar esos problemas cuando aprecias cuánto de tu relación ya va bien. Las relaciones son lo suficientemente difíciles como para hacerlas aún más complicadas. Cuando solo estás arrojando luz sobre lo que está mal, es fácil creer erróneamente que su relación está en problemas. Pero cuando dejas de dar por sentado lo bueno y le das más crédito a tu pareja y a su relación, puedes darte cuenta de que tu relación es más fuerte de lo que piensas.

Escrito por Gary W. Lewandowski Jr. Este artículo es original de Greater Good, la revista en línea publicada por el Greater Good Science Center de UC Berkeley.

  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Pinterest
Este div altura necesaria para permitir el sticky sidebar
Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :