Diseño artístico de dos manos sosteniendo un cartel donde hay un frasco de vacuna.

Desmintiendo mitos sobre las vacunas de ARNm

/
/
65 Vistas
Por Aisha Abdullah, Public Good News
January 2, 2024

Read in English 

En 1961, un equipo de investigadores en París descubrió el ARN mensajero (ARNm). Pasarían casi 60 años antes de que la molécula se utilizara en vacunas que salvan vidas contra el COVID-19 y otras enfermedades. El camino hacia las vacunas de ARNm lleva décadas en desarrollo y una lucha sin tregua contra una gran cantidad de desafíos, escepticismo y, más recientemente, información falsa.

Una breve cronología de las vacunas de ARNm

El ARNm contiene las instrucciones para producir cada proteína en cada organismo vivo de la Tierra. Desde que descubrieron el ARNm, los científicos han pasado décadas de investigación y rápidas mejoras en la tecnología para manipular el material genético y convertirlo en una vacuna eficaz.

Pero la molécula es inestable por naturaleza. A diferencia de la robusta estructura de doble hélice del ADN, el ARN es una sola hebra que se deshace rápidamente fuera de entornos cuidadosamente controlados.

Antes de que el ARNm pudiera usarse en vacunas, los científicos debían encontrar una manera de mantenerlo estable e intacto cuando era entregado a las células. A finales de la década de 1970, los investigadores hicieron exactamente eso: envolver el ARNm en una capa protectora de moléculas de grasa.

La siguiente década vio avances increíbles en la investigación del ARNm cuando los científicos produjeron ARNm en el laboratorio y, finalmente, en la década de 1990, probaron las primeras vacunas de ARNm en animales.

En 2005, una investigación innovadora produjo el ARNm sintético, que solidificó la realidad de las vacunas de ARNm. Esta innovación permitió la producción de secuencias de ARNm personalizadas que podían alterarse rápida y fácilmente hasta lograr un objetivo preciso, como la proteína de espiga de un virus que muta rápidamente.

Durante los 15 años previos a la pandemia del COVID-19, investigadores de todo el mundo se apresuraron a producir la primera vacuna exitosa de ARNm. Los ensayos clínicos realizados entre 2009 y 2019 probaron vacunas contra la rabia, el VIH, la gripe y una docena de cánceres diferentes.

La pandemia del COVID-19 surgió justo cuando la ciencia finalmente estaba lista para producir las vacunas para combatirla. Lejos de ser una tecnología nueva y no probada, las vacunas contra el COVID-19 fueron la culminación de más de medio siglo de investigación mundial del ARNm.

Mitos sobre las vacunas de ARNm

Ahora, cuando la tecnología ha sentado las bases para una forma completamente nueva de combatir las enfermedades, los mitos persistentes sobre las vacunas contra el COVID-19 amenazan con empañar la percepción de otras vacunas de ARNm en el horizonte. Estos son los hechos y la realidad sobre algunos de los mitos más comunes sobre las vacunas de ARNm.

Hecho: las vacunas de ARNm son seguras

Las personas que reciben vacunas de ARNm pueden experimentar efectos secundarios leves como dolor o enrojecimiento en el lugar de la inyección, fiebre baja o dolor de cabeza. Por lo general, estos desaparecen en uno o dos días.

Al igual que con otros tipos de vacunas, los efectos secundarios graves de las vacunas de ARNm son posibles, pero extremadamente raros. Sabemos, gracias a décadas de investigación, que los efectos secundarios surgen dentro de los dos meses posteriores a la vacunación, un hito que miles de millones de personas en todo el mundo han superado de manera segura.

Hasta el momento, la seguridad de las vacunas de ARNm ha sido investigada rigurosamente en decenas de millones de personas durante más de tres años, sin evidencia de problemas de salud generalizados o muertes. Las personas tienen mucha más probabilidad de enfermarse gravemente o morir a causa de una enfermedad evitable con vacunas que a causa de cualquier vacuna.

Hecho: las vacunas de ARNm no son terapia genética y no alteran el ADN

Las tecnologías nuevas y desconocidas suelen generar miedo e incertidumbre. Desafortunadamente, los opositores a las vacunas manipulan estas preocupaciones normales para alimentar información errónea sobre la seguridad de las vacunas de ARNm. Uno de los mitos más persistentes es que las vacunas de ARNm no son en realidad vacunas sino una terapia genética que altera el ADN.

El ARNm de la vacuna permanece en el cuerpo sólo el tiempo suficiente para entrenar al sistema inmunitario a responder a su objetivo. Debido a que el ARN es frágil y no puede ingresar al núcleo de una célula donde se almacena el ADN, el cuerpo elimina el ARNm de la vacuna de manera segura unos días después de la vacunación. Es biológicamente imposible que las vacunas interactúen de alguna manera con el ADN.

La terapia genética, por definición, implica alterar la expresión de un gen o genes. Estas terapias tratan las enfermedades al reemplazar o desactivar un gen que no se comporta de manera normal. Las vacunas de ARNm no son terapia genética porque no interactúan ni alteran el material genético del receptor.

Hecho: la vacunación con ARNm no está relacionada con el cáncer u otras enfermedades graves

No hay evidencia de un vínculo entre el cáncer y ninguna vacuna, incluidas las vacunas de ARNm. Las tasas mundiales de cáncer han aumentado desde la década de 1970. Sin embargo, los activistas antivacunas han intentado culpar a las vacunas de ARNm administradas en los últimos tres años por la continuación de esta tendencia de décadas de duración.

Las afirmaciones falsas que intentan vincular las vacunas de ARNm con el cáncer y otras enfermedades graves se basan en anécdotas y datos no verificados de sistemas de monitoreo de seguridad de vacunas como el Sistema de Notificación de Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS, por sus siglas en inglés). Estos sistemas aceptan informes de cualquier persona y no se pueden utilizar para confirmar que una enfermedad diagnosticada después de la vacunación haya sido causada por la vacunación.

Más del 80 por ciento de la población estadounidense ha recibido al menos una dosis de la vacuna contra el COVID-19 y la mayoría recibió vacunas de ARNm. El cáncer afecta a alrededor del 5 por ciento de la población estadounidense. Es probable que haya cierta superposición entre estas dos poblaciones.

Estudios a gran escala han demostrado repetidamente que no hay un aumento de enfermedades graves después de la vacunación con ARNm. De hecho, la población vacunada tiene una tasa de muertes por cualquier causa menor que la población no vacunada.

Hecho: las vacunas de ARNm han sido investigadas y probadas exhaustivamente

Uno de los conceptos erróneos más comunes sobre las vacunas de ARNm es que la tecnología utilizada para desarrollarlas es nueva y no ha sido probada. Esto no podría estar más alejado de la verdad.

Tres factores permitieron que las vacunas de ARNm contra la COVID-19 se desarrollaran en menos de un año: un conocimiento profundo de las características de otros coronavirus, décadas de investigación de ARNm y un proceso de desarrollo acelerado que podía revolucionar la forma en que se desarrollan las vacunas y otros medicamentos.

El virus que causa el COVID-19, SARS-CoV-2, es parte de una familia de virus llamados coronavirus que impulsaron dos epidemias solo en las últimas dos décadas. Debido a esto, los científicos tuvieron una ventaja de 50 años en la comprensión de la secuencia genética y la estructura del virus. Con ese conocimiento, utilizaron tecnología de ARNm de vanguardia para diseñar y rápidamente probar vacunas potenciales. 

Respaldados por una colaboración y financiación internacionales históricas, los investigadores hicieron una apuesta arriesgada: lanzaron ensayos clínicos superpuestos que probarían la vacuna en múltiples fases simultáneamente. Si su estrategia funcionaba, la vacuna estaría disponible para el público en una fracción del tiempo habitual.

Afortunadamente, la apuesta dio mejores resultados de lo que los investigadores esperaban. Estos científicos no solo desarrollaron una vacuna contra el COVID-19: demostraron que con suficientes recursos y menos trámites burocráticos, la ciencia puede superar los mayores desafíos de salud pública de la humanidad.

El futuro de las vacunas de ARNm

Una de las razones por las que las vacunas de ARNm contra el COVID-19 fueron objeto de preocupación e información falsa es la velocidad sin precedente con la que se desarrollaron. Pasó poco más de un año entre el primer caso de COVID-19 en Wuhan, China, y la administración de la primera vacuna contra el COVID-19.

El ensayo clínico de Pfizer se lanzó en julio de 2020, apenas seis meses después de que se secuenciara el SARS-CoV-2. Históricamente, el desarrollo de una vacuna puede tardar hasta 10 o 15 años. En el caso de enfermedades como el SIDA, ni siquiera décadas de investigación han resultado en una vacuna viable.

Las vacunas de ARNm están cambiando eso. La tecnología de ARNm, rápida, económica y fácil de desarrollar, permite a los investigadores producir vacunas eficaces en una fracción del tiempo y el costo, con solo la secuencia genética del objetivo de la vacuna.

En los dos años y medio transcurridos desde la autorización de las vacunas de ARNm contra el COVID-19, comenzaron o avanzaron ensayos clínicos de vacunas contra virus comunes como la gripe y el virus respiratorio sincitial (VRS), uno de varios virus que causan resfriados. La gripe y el VRS infectan a miles de millones de personas cada año y matan a cientos de miles en todo el mundo. Una vacuna universal contra la gripe basada en ARNm podría proteger contra muchas cepas diferentes de gripe a la vez, lo que la haría mucho más eficaz que la vacuna actual contra la gripe.

Se están desarrollando vacunas de ARNm para enfermedades que han eludido a los investigadores durante décadas. Por ejemplo, varios ensayos clínicos para vacunas de ARNm contra el VIH iniciaron en 2023. También se están realizando ensayos preclínicos y clínicos de vacunas de ARNm contra dos de las enfermedades infecciosas más mortales de la historia: la tuberculosis y la malaria, que cobran millones de vidas cada año.

También están en proceso las vacunas de ARNm contra cánceres agresivos, resistentes al tratamiento y en etapa avanzada. Una vacuna de ARNm personalizada contra una de las formas más mortales de cáncer de páncreas entrenó con éxito el sistema inmunitario de los pacientes para combatir la enfermedad y prevenir recaídas. La vacuna es increíblemente prometedora contra un cáncer que rara vez responde al tratamiento y mata a casi el 90 por ciento de las personas a las que afecta.

Otra vacuna personalizada de ARNm redujo a la mitad el riesgo de recaída en pacientes con melanoma, uno de los cánceres más comunes. Otros ensayos están probando vacunas de ARNm contra los cánceres de ovario, próstata, pulmón y colorrectal.

This article first appeared on Public Good News and is republished here under a Creative Commons license.

  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar
Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :