La estimulación temprana en bebés es la clave para su desarrollo futuro
Home / Salud / ¿Cómo evitar contraer salmonella este verano?

¿Cómo evitar contraer salmonella este verano?

/
/
175 vistas

Con la llegada del verano y los primeros calores, llegan nuevas afecciones y los cuidados sobre todo en los alimentos deben ser más rigurosos, pues desde la pérdida de la cadena de frío hasta latas de conserva en mal estado, todos tienen su destino final en el organismo.

El huevo es de los alimentos que está más en la mira durante los días de mucho calor, pues muchas veces no se sabe de dónde provienen y se compran docenas de ellos para su consumo diario… y si la cocción no es completa, y el huevo no estaba en buen estado, las consecuencias pueden severas y altamente perjudiciales para la salud. Lo mismo sucede con las carnes, rojas y blancas.

Uno de estos alimentos en mal estado, puede llevar a desarrollar la tan temida salmonella, y es que muchos de los productos que consumimos contienen por ejemplo huevos, que si se encuentran infectados por esta bacteria y su cocción no es la adecuada, en cuestiones de horas la persona comienza con la sintomatología y un cuadro severo del tracto digestivo.

La infección por salmonella (salmonelosis) es una enfermedad bacteriana frecuente que afecta el aparato intestinal. La bacteria de la salmonella generalmente vive en los intestinos de animales y humanos y se libera mediante las heces. Los humanos se infectan con mayor frecuencia mediante el agua o alimentos contaminados.

La infección por salmonella suele ser producto de comer carnes, aves, huevos o productos a base de huevo que estén crudos o poco cocidos. El período de incubación varía entre varias horas e incluso dos días. La mayoría de las infecciones por salmonella se pueden clasificar como gastroenteritis vírica, siendo los siguientes algunos de los posibles signos y síntomas:

  • Náuseas

  • Vómitos

  • Calambres abdominales

  • Diarrea

  • Fiebre

  • Escalofríos

  • Dolor de cabeza

  • Sangre en las heces

En caso de presentar estos síntomas, es importante pensar en lo que se ha consumido durante el día para poder brindarle al médico esta información y diagnosticar lo antes posible.

¿Cómo saber si un huevo está en mal estado?

Primero se recomienda que los alimentos con huevos sean bien cocinados evitando dejar alguna parte cruda. Si bien hay muchos platos que tienen como característica el huevo semi crudo, no es recomendable consumirlos y sobre todo si es verano donde las condiciones para el desarrollo de esta bacteria son más favorables. Pero en todo caso a continuación te brindaremos algunos tips a tener en cuenta para detectar en tu hogar si los huevos que has comprado son frescos y están en buenas condiciones:

  • La cáscara debe estar limpia e intacta.

  • Al agitarlo no se debe escuchar como si tuviese líquido en el interior.

  • Un buen truco consiste en introducirlo en un vaso de agua. Si se hunde quiere decir que está fresco; por el contrario, si éste flota, quiere decir que está en mal estado.

  • Al cascar el huevo su clara se dispersa, está indicando que ha perdido frescura.

  • Al reventarlo, se debe apreciar una clara transparente, de consistencia gelatinosa y libre de alguna materia extraña.

  • La yema no debe estar rota y debe lucir al trasluz como una sombra, sin contorno discernible.

  • Esta no se debe separar de la clara al someter al huevo a un movimiento de rotación.

  • No debe liberar olores raros o desagradables.

  • Después de cocerlo y cortarlo en forma vertical, debe tener la yema entera y con consistencia compacta.

Detalles importantes a tener en cuenta para la conservación del huevo:

  • Las sobras de huevo o platos que contengan huevo se pueden refrigerar en un envase hermético.

  • Se pueden consumir hasta 3 o 4 días después.

Adopte las siguientes precauciones a la hora de cocinar en el hogar:

  • Evitar romper los huevos en los bordes de los recipientes donde vayan a ser batidos y emplear dicho recipiente únicamente para esa preparación.

  • No separar las claras de las yemas aprovechando la propia cáscara del huevo.

  • Descongelar las carnes y pescados en recipientes cerrados dentro en los frigoríficos.

  • Cocinar de forma suficiente los mariscos comprados vivos.

Y recuerda, ante el primer síntoma asistir al médico para evitar que el cuadro por infección siga avanzando.

  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Pinterest
Este div altura necesaria para permitir el sticky sidebar
Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :