ad-mania

La ciencia puede explicar la crisis climática, pero son las decisiones políticas las que determinan la solución

/
/
30 Vistas

Por Robert Taylor

El ochenta por ciento de toda la energía utilizada en el mundo actual proviene de la quema de combustibles fósiles: carbón, petróleo y gas. Aunque en su mayoría son invisibles, minuto a minuto, en todo el mundo, hay miles de millones de pequeños y grandes fuegos que queman estos combustibles. En los motores de combustión interna de automóviles, camiones, barcos y aviones, se está produciendo la combustión de estos combustibles. Enormes centrales eléctricas encienden estos combustibles para generar electricidad. Dentro de nuestros hogares, pequeñas llamas alimentan nuestros hornos, calentadores de agua, secadoras de ropa, estufas y hornos.

La ciencia ha conectado los puntos. Quemamos estos combustibles; contaminan el aire; inhalamos su contaminación tóxica; millones mueren por enfermedades respiratorias. Su contaminación de carbono se acumula en la atmósfera, atrapando el calor del sol como una manta; el planeta se sobrecalienta, creando condiciones climáticas extremas y más muerte y destrucción.

A medida que aumenta la temperatura del planeta, los hielos polares se derriten y el agua del océano se expande, lo que provoca un aumento del nivel del mar e inundaciones en las comunidades costeras. El aire más caliente absorbe la humedad de la tierra y la vegetación, creando sequías y condiciones ideales para los incendios forestales.

El aire más caliente también retiene más vapor de agua, lo que hace que la lluvia se produzca con más frecuencia en forma de diluvios, como un río atmosférico. Las temperaturas más altas forman cúpulas de calor duraderas, haciendo que la vida sea insoportable para todos los seres vivos. Esto es lo que parece una economía impulsada por el carbón, el petróleo y el gas.

En esencia, la crisis climática es una crisis de combustibles fósiles. La enfermedad, la muerte y la devastación que estamos experimentando ocurren solo porque hemos elegido usar estos combustibles específicos en lugar de otros. Existen otras opciones energéticas. Las fuentes de energía limpia y renovable están disponibles para reemplazarlos. De hecho, la energía solar y eólica ya es más barata en muchos lugares. Estos combustibles alternativos producen energía de manera segura y sin perturbar nuestro clima. En lugar de quemar cosas, podríamos simplemente apuntar paneles solares al sol o colocar molinos de viento en una brisa. Después de décadas de estudio, el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas (IPCC) ha concluido que las tecnologías y políticas necesarias para mitigar el cambio climático ya existen; los únicos obstáculos reales para un futuro de energía limpia son la política y la industria de los combustibles fósiles.

La política determinará si y cuándo eliminamos estos combustibles destructivos y hacemos la transición hacia un futuro de energía limpia. Mientras la ciencia explica cómo creamos la crisis climática, la política tiene las soluciones. Las decisiones políticas, como a quién votamos, qué partidos y políticas apoyamos, determinarán si descarbonizamos nuestra economía antes de que los impactos climáticos nos abrumen.

Desafortunadamente, el ámbito político está dominado por empresas de combustibles fósiles y sus aliados políticos. A través del engaño y la demora, han utilizado con éxito su poder financiero y político para garantizar la continuidad de su negocio pernicioso. Gastan millones para confundirnos y distraernos, evitando que reunamos la voluntad política para abandonar estos combustibles y cambiar a alternativas limpias. Sus tácticas suelen ser sutiles. Incluyen promover la idea de la “huella de carbono”, que desvía nuestra atención de sus combustibles sucios hacia nuestros supuestos estilos de vida derrochadores, intentando convencernos de que la crisis climática es nuestra culpa, no la suya. Para justificar la producción cada vez mayor de carbón, petróleo y gas, gastan millones en promover tecnologías no probadas para capturar y almacenar emisiones.

El periódico Los Angeles Times lo expresó así: “Se podría evitar tanto sufrimiento humano innecesario y destrucción ecológica si las compañías de petróleo, carbón y gas vieran la amenaza existencial que su modelo de negocio representa y se movieran rápidamente hacia la venta de energía renovable más segura, menos costosa y más confiable”. En lugar de eso, enriquecidas con ganancias récord causadas por la guerra en Ucrania y fortalecidas con poder político, estas empresas están retrocediendo en sus promesas climáticas y resistiendo cualquier esfuerzo por renunciar a su lucrativo negocio. El editorial del Times concluyó: “Deberíamos estigmatizarlas como moralmente repugnantes por seguir añadiendo combustible a una casa que está en llamas” .

En Estados Unidos hoy en día, nuestros dos principales partidos políticos no podrían ser más diferentes en lo que respecta al clima. El Partido Republicano ha estado consistentemente del lado de los intereses de los combustibles fósiles, apoyando políticas que continúan y expanden la producción y el uso de estos combustibles. El 52% de los republicanos en la Cámara de Representantes y el 60% de los republicanos en el Senado en el 117º Congreso niegan el cambio climático. El plan climático del partido no establece metas para reducir las emisiones y aboga por un mayor uso de los combustibles fósiles.

Por otro lado, los demócratas están incorporando políticas climáticas a todos los niveles de gobierno y han promulgado la Ley de Reducción de la Inflación sin un solo voto republicano. Esta legislación por sí sola promete reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de Estados Unidos en un 40% para 2030, al tiempo que crea millones de empleos y mejora la salud.

La única forma de detener el calentamiento global y la industria descontrolada que lo causa es a través de la acción política, lo que significa votar por aquellos políticos que apoyan la eliminación gradual de los combustibles fósiles y en contra de aquellos que no lo hacen.

Hoy en día, solo un partido político ofrece el liderazgo político que necesitamos para enfrentar la crisis climática. En las próximas elecciones, y hasta que los republicanos respalden un futuro de energía limpia, demos a los demócratas las mayorías que necesitan para promulgar legislación efectiva, romper el control de una industria de combustibles fósiles obstinada y construir una economía segura y sostenible en la que los estadounidenses y todas las personas del mundo puedan prosperar.

Robert Taylor es un periodista ambiental cuya investigación y trabajo publicado se centran en la crisis climática. Taylor fue colaborador en: “Alcanzar el Cero Neto: Lo que se necesita para resolver la crisis climática global” Este artículo es original de The Messenger.

  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar
Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :