ad-mania
Home / Planeta / Cambio Climático / ¿Por qué mis alergias están tan mal? El cambio climático puede ser la causa

¿Por qué mis alergias están tan mal? El cambio climático puede ser la causa

/
/
89 vistas

Puedes estar seguro de una cosa: cuando salgas este otoño, el polen de la ambrosía te estará esperando y te causará alergias. Esta planta se ha ido fortaleciendo con el cambio climático.

¿Qué es la planta de la ambrosía?

La planta de ambrosía, también conocida por el nombre científico Ambrosia artemisiifolia, causante de resfriado y estornudos en el 15 al 20 % de los estadounidenses. Esto no es de extrañar, la ambrosía no solo se encuentra en todos los estados de EE. UU., excepto en Alaska, sino que tiene una habilidad especial para sobrevivir. Prospera en suelos no muy fértiles. Sus semillas permanecen en los suelos durante años. Además, echa raíces en la tierra prácticamente en todas partes, desde los bordes de las carreteras hasta tu jardín de rosas.

Aunque la ambrosía es una planta anual, lo que significa que vive solo una temporada de crecimiento, una sola planta puede producir hasta mil millones de granos de polen. Además, sus granos son tan ligeros que pueden viajar cientos de millas con una brisa. Según la Asthma and Allergy Foundation of America, se han detectado a una distancia de hasta 400 millas mar adentro y a una altura de dos millas (el equivalente a ocho Empire State Buildings, sobre el suelo).

Ragweed photo

Cómo afecta el cambio climático los niveles de polen de la ambrosía

Como si la ambrosía no fuera lo suficientemente resistente, el cambio climático está fortaleciendo a estas nocivas plantas de múltiples maneras, provocando más alergias.

Por un lado, las temperaturas más cálidas del aire están haciendo que la temporada de ambrosía dure más. Los otoños a través de los Estados Unidos han promediado 2,5 grados Fahrenheit (1,4 grados Celsius) más cálidos desde 1970, lo que a su vez ha retrasado las primeras heladas de otoño en un promedio de 11 días. Se necesitan temperaturas de 25 a 28 F, o lo que se conoce como congelamiento moderado, para mitigar la ambrosía. Pero a medida que el cambio climático mantiene las temperaturas más templadas más tiempo del año, la temporada de ambrosía de agosto a septiembre que tradicionalmente ocurría en gran parte de los Estados Unidos, ahora se prolonga hasta noviembre en algunos estados. 

Con las temperaturas aumentando más rápido en latitudes más altas, el norte de los Estados Unidos está experimentando el alargamiento más extremo de la temporada de ambrosía. Por ejemplo, en Minneapolis, Minnesota, donde las temperaturas medias de otoño han aumentado casi el doble de la tasa de EE. UU., la duración de la temporada de polen de ambrosía se ha ampliado en más de 2,5 semanas.

Además, mientras más tiempo se mantenga la temperatura agradablemente templada durante el año, las personas saldrán al aire libre para disfrutarlas, lo que aumentará su exposición a los alérgenos transportados por el aire.

Pollen season change
Mapa de América del Norte que muestra el cambio en la duración de la temporada de polen de ambrosía para 11 ciudades, incluidas (de sur a norte) Austin, Texas; Ciudad de Oklahoma, Oklahoma; Rogers, Arkansas; Papillion, Nebraska; Madison, Wisconsin; Lacrosse, Wisconsin; Minneapolis, Minnesota; Fargo, Dakota del Norte; Winnipeg, Manitoba; y Saskatoon, Saskatchewan. Entre 1995 y 2015, la temporada de ambrosía se alargó hasta 25 días en partes de EE. UU. y Canadá. (Fuente: EPA)

En un mundo más cálido, es probable que la ambrosía también se expanda hacia el norte. Aunque la maleza nociva ya está presente en los estados del noreste como Nueva York y New Hampshire, su distribución documentada se limita a las partes del sur. Sin embargo, en un estudio de 2018 se proyecta que, en el peor de los escenarios de cambio climático con altas emisiones, en el que ni los niveles de concentración de dióxido de carbono ni las temperaturas promedio se estabilicen antes de 2100, es probable que la ambrosía se expanda a lo largo y al norte de Albany, Nueva York; Montpelier, Vermont; Concordia, Nuevo Hampshire; y Augusta, Maine, dentro de los próximos 30 años.

Además del aumento de las temperaturas, las sequías más frecuentes e intensas fomentan que el polen de ambrosía, que ya es liviano, se propague más fácilmente en el viento. Mientras que el aire húmedo puede agrupar el polen, aplastándolo hacia la superficie y lejos de los conductos nasales, las condiciones secas lo mantienen suelto y en el aire.

El aumento de las concentraciones de dióxido de carbono aumenta el polen de  la ambrosía

El cambio climático no solo permite que el polen de la ambrosía avance más hacia el norte, sino que también está cambiando su ciclo de vida biológico. Las concentraciones más altas de dióxido de carbono alientan a las plantas de ambrosía a crecer más, florecer más rápidamente y producir semillas más pesadas, según una investigación publicada en el American Journal of Botany.

En otro estudio, los investigadores observaron la capacidad del dióxido de carbono para aumentar la «alergenicidad» de la ambrosía, es decir, su potencial para desencadenar una respuesta alérgica en los seres humanos. Sometieron plantas de ambrosía a niveles ambientales y elevados (700 ppm) de dióxido de carbono. Luego extrajeron el polen y lo administraron a los sujetos de prueba. Los investigadores descubrieron que el polen cultivado en condiciones elevadas de dióxido de carbono aumentaba la cantidad de la proteína principal alergénica de la planta, Amb a 1, lo que también causaba una inflamación alérgica pulmonar más fuerte. Este hallazgo sugiere que los aumentos recientes en el dióxido de carbono por el cambio climático ya han incrementado la gravedad de las temporadas de alergias otoñales, ascenso proyectado que continuará en los próximos años.

Cómo reducir los síntomas de la alergia al polen de la ambrosía

Esta investigación pinta un futuro sombrío para las personas alérgicas en consecuencia del cambio climático, pero no hay necesidad de entrar en pánico: compra tu antihistamínico favorito, todavía de venta libre. Tomar precauciones adicionales cuando estás al aire libre también puede ayudar.

En primer lugar, si tienes sensibilidad a la ambrosía, trata de limitar cualquier actividad al aire libre hasta después de las 3 pm, porque el polen de la ambrosía alcanza su punto máximo en las mañanas y al mediodía.

¿Qué sucede si debes salir durante el día, por ejemplo, porque trabajas al aire libre? En ese caso, las mascarillas KN95 o N95 (de uso familiar durante la crisis de COVID) filtrarán en gran medida cualquier polen de ambrosía que de otro modo inhalarías. Cubrirte el cabello con una gorra de béisbol o un pañuelo y verificar el pronóstico de polen local antes de salir por la puerta también son buenos hábitos para adoptar.

Cuando regreses a casa, sé consciente de rastrear el polen en el interior. Pasos simples como quitarse los zapatos afuera, almacenar artículos «contaminados» en un guardarropa, cambiarse inmediatamente la ropa por una de uso al interior de la casa  y ducharse antes de acostarse, pueden ayudar a mantener a raya el polen.  

La buena noticia es que la temporada de ambrosía suele terminar a mediados o finales de noviembre. Después de eso, podrás respirar mejor, es decir, hasta que el moho y el polvo del interior te hagan estornudar. Fiel al viejo adagio, no hay descanso para el (alérgeno) cansado.

Este artículo fue escrito por Tiffany Means y publicado originalmente en Yale Climate Connections.

  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Pinterest
Este div altura necesaria para permitir el sticky sidebar
Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :