Un río seco por los cambios radicales de temperatura, debido al cambio climático.

Lo que hace falta para frenar el cambio climático

/
/
68 Vistas

Por The Messenger

Los mejores planes carecen de valor si no se aplican con éxito. Los gobiernos federal y estatales no han puesto en marcha las organizaciones y los presupuestos necesarios para aplicar realmente programas que detengan el calentamiento global. Los gobiernos, las empresas y el público en general están reconociendo que reducir las emisiones de gases de efecto invernadero es más difícil de lo que se pensaba y requerirá más tiempo, esfuerzo e inversión.

Es importante que hagamos lo que hay que hacer en lo que respecta a la acción climática, no sólo hacer algo. En una columna anterior hablábamos de que el fracaso es una opción si no actuamos contra el cambio climático con los recursos de que disponemos ahora. Para ello, los objetivos audaces, las subvenciones, las exenciones fiscales y las nuevas normativas pueden ser beneficiosas, pero no serán suficientes. Las medias tintas gastarán mucho dinero sin resolver el problema. Necesitamos planes que definan todo lo que hay que hacer para resolver realmente este problema y, a continuación, poner en marcha las organizaciones, los recursos y los presupuestos necesarios.

Un buen plan incluiría una evaluación realista de lo que se necesita para eliminar las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por el hombre, para llegar a cero neto. También indicaría cuánto tiempo llevará y cuánto costará. Estimaría cuánto tiempo más necesitaría EE.UU. los combustibles fósiles y definiría la transición suave necesaria de los combustibles fósiles a las energías renovables fiables. Es importante prever y planificar de forma que se pueda evitar la escasez de energía o grandes aumentos de los precios de la energía que pondrían en peligro el apoyo público a los cambios necesarios. No deben cerrarse oleoductos ni centrales eléctricas, ni cancelarse nuevos proyectos energéticos, ni tomarse otras medidas que reduzcan prematuramente el suministro de combustibles fósiles antes de que se disponga de alternativas fiables de energía renovable.

El uso del suelo es una cuestión de planificación importante. Los mapas publicados por el Laboratorio Nacional de Energías Renovables y otras fuentes identifican las mejores ubicaciones para los proyectos eólicos y solares.

No tienen por qué ubicarse en tierras agrícolas escasas o en zonas inaceptables para el público. Tendremos que conectar los mejores emplazamientos para proyectos eólicos y solares a la red eléctrica.

Algunos Estados y países no tienen potencial para producir toda la electricidad renovable que necesitarán. Necesitarán líneas de transmisión para importar electricidad. Esto es similar a lo que ocurre hoy en día, cuando la mayoría de los Estados y países importan gran parte de los combustibles fósiles que necesitan a través de oleoductos, vagones de ferrocarril y camiones cisterna.

Quizá el mayor reto sea ampliar y modernizar la red eléctrica, el sistema de transmisión y distribución, para soportar un uso mucho mayor de la electricidad, por ejemplo para cargar vehículos eléctricos y sustituir los hornos de gas por bombas de calor.

Parte de la transición debería implicar la inversión inicial en infraestructuras esenciales para facilitar una expansión más rápida de los proyectos eólicos, solares y de almacenamiento en baterías. Por ejemplo, Texas realizó una inversión temprana en líneas de transmisión que condujo a un auge del sector privado en parques eólicos y solares y almacenamiento en baterías sin necesidad de nuevas subvenciones y mandatos. Texas lidera ahora la producción de energías renovables en Estados Unidos.

Será necesaria una inversión de billones de dólares. Sin embargo, esta cantidad se gastaría a lo largo de 30 o más años. Si los incentivos son los adecuados, la mayor parte de este gasto lo financiaría el sector privado, por ejemplo para construir parques solares y eólicos, almacenar baterías y estaciones de recarga de vehículos. Gran parte del gasto se destinaría a sustituir infraestructuras energéticas anticuadas u obsoletas, como las centrales eléctricas, que tendrán que ser sustituidas de todos modos. El gran gasto de adaptación y mitigación de los efectos del calentamiento global es inevitable y de hecho aumentará si seguimos dependiendo de los combustibles fósiles.

¿Qué se puede conseguir?

Esta figura ilustra lo que creemos que es posible. Si no hacemos lo suficiente, las tendencias actuales (línea discontinua) muestran que las emisiones seguirán aumentando. La línea recta que va a cero emisiones en 2050, es lo que tendría que ocurrir para alcanzar el cero neto y limitar el calentamiento global a un aumento medio de la temperatura de 1,5 grados centígrados (2,7 grados Fahrenheit), la barrera para evitar los impactos más catastróficos del cambio climático. Las emisiones mundiales tendrían que disminuir algo más de 2.000 millones de toneladas métricas cada año durante los próximos 27 años. Nuestra estimación de lo que podría lograrse muestra un pico de emisiones de gases de efecto invernadero en torno a 2030, seguido de una tendencia descendente hacia un posible cero neto en algún momento del futuro.

¿Qué hay que hacer?

Lo que sigue no es lo que queremos hacer, sino lo que debemos hacer para minimizar el uso de combustibles fósiles y otras medidas necesarias para eliminar las emisiones de gases de efecto invernadero de origen humano:

Mejorar la eficiencia y la conservación de la energía a nivel mundial de aproximadamente un 2% anual a un 3% anual. Esto reduciría el consumo de energía en aproximadamente un 25% para 2050 en comparación con las tendencias actuales.

  • Producir toda la electricidad con energías renovables, principalmente solar y eólica. Según el último informe de la Agencia Internacional de la Energía, se calcula que la inversión mundial en energía será de 2,8 billones de dólares en 2023. Se espera que alrededor del 60% de esta cantidad se destine a tecnologías de energía limpia.
  • Electrificar la economía utilizando electricidad en lugar de combustibles fósiles para obtener energía y calor siempre que sea posible. Para ello será necesario duplicar o triplicar la producción de electricidad, y toda esta electricidad debe producirse utilizando energías renovables.
  • Transición a los vehículos eléctricos. Se espera que las ventas mundiales de vehículos eléctricos aumenten por tercer año consecutivo y todos los grandes fabricantes de automóviles están introduciendo vehículos eléctricos. Queda por determinar si la mayoría de los clientes están preparados para pasarse a los vehículos eléctricos y si la red eléctrica puede soportar las cargas adicionales.
  • Dejar de subvencionar los combustibles fósiles. Esto ralentiza la transición a las energías renovables. Las subvenciones deben ser temporales, por ejemplo para poner en marcha una nueva industria. Por desgracia, muchas subvenciones se convierten en derechos a largo plazo.
  • Considerar un impuesto sobre el carbono o, al menos, un impuesto de ajuste en frontera que penalice a los países que no reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero.
  • Utilizar hidrógeno y combustibles sintéticos cuando sea necesario, por ejemplo, para la aviación o el transporte marítimo.
  • Detener la deforestación y plantar miles de millones de árboles para absorber más CO2 de la atmósfera de forma natural. La plantación de árboles a esta escala masiva debería ser posible si constituye una prioridad política y se facilita el acceso a las tierras disponibles.
  • Hay que cambiar los métodos agrícolas para secuestrar más CO2 y utilizar menos fertilizantes nitrogenados. Hay que mejorar la cría de ganado para carne y productos lácteos. La ganadería es una gran fuente de gases de efecto invernadero.
  • Por último, tomar medidas adicionales para compensar las emisiones que no puedan eliminarse, por ejemplo mediante la captura de carbono u otros medios.

Todo lo anterior puede ponerse en marcha con la tecnología de que disponemos hoy en día. Las principales tendencias van ya en la buena dirección, pero no avanzan lo bastante rápido ni a escala suficiente. Por ejemplo, el coste de la electricidad generada por paneles solares y turbinas eólicas se ha reducido drásticamente en las últimas décadas. La electricidad de origen solar y eólico es cada vez más competitiva en costes en comparación con los combustibles fósiles y la energía nuclear.

El futuro puede ser brillante. Debería ser posible reducir sustancialmente y, con el tiempo, eliminar las emisiones de gases de efecto invernadero. Esto eliminaría también la mayor parte de la contaminación atmosférica y seguiría proporcionando la energía necesaria para mejorar el nivel de vida y mantener a una población mundial más numerosa.

Informar de los progresos

Debería publicarse un informe anual sobre los progresos realizados. Una parte importante del éxito de cualquier proyecto es la información precisa y puntual sobre los progresos realizados hasta la fecha, lo que queda por hacer, la fecha límite de finalización, los gastos en relación con los presupuestos originales y las organizaciones que deben rendir cuentas de los resultados. Un informe público sobre la marcha del proyecto también sería importante para educar al público y obtener su apoyo.

Buenas oportunidades de negocio

Desde un punto de vista positivo, la transición a las energías renovables y los cambios necesarios para combatir el calentamiento global son oportunidades de negocio para quienes abracen este cambio. Por desgracia, China ya está muy por delante de Estados Unidos en el desarrollo de estos negocios, desde la producción de materias primas esenciales como el litio y el cobalto hasta las turbinas eólicas, los paneles solares, los vehículos eléctricos y las centrales nucleares. China ha desplazado recientemente a Japón como mayor exportador mundial de vehículos, de los cuales cerca del 40% son eléctricos.

Conclusiones

A pesar de las guerras, las enfermedades, el crecimiento demográfico, las recesiones y otros obstáculos, se ha avanzado en la acción por el clima. No se puede descartar un fracaso o incluso una catástrofe. Sin embargo, somos optimistas y apostamos por el éxito final con algunos grandes baches en el camino.

Nos preocupa que hoy Estados Unidos sea incapaz de llevar a cabo grandes proyectos del pasado, como el ferrocarril transcontinental, el Canal de Panamá, el Sistema Nacional de Autopistas o el programa espacial Apolo de la NASA, y la lucha contra el cambio climático es un gran proyecto. Quizá hayamos olvidado lo que hace falta. No tenemos la unidad política necesaria. Hemos aprobado demasiadas normativas engorrosas. Hemos otorgado a demasiadas personas la capacidad de cuestionar, retrasar o cancelar proyectos necesarios. O, el Congreso no está dispuesto a presupuestar los fondos necesarios.

Serán necesarias varias leyes y normativas nuevas. Sin embargo, el calentamiento global no puede resolverse con una legislación larga y complicada con un montón de mandatos, subvenciones y excepciones para intereses especiales. Para tener éxito, necesitamos liderazgo, innovadores y constructores, no burócratas. Tenemos que estar unidos en nuestros esfuerzos por abordar este complejo problema y no dejarnos dividir y distraer por quienes no creen en la ciencia y la desacreditan. Y lo que es más importante, necesitamos liderar un esfuerzo mundial coordinado de quienes están dispuestos a resolver este difícil y amenazador problema.

Escrito por William Fletcher y Craig B. Smith, Ph.D. Este artículo es original de The Messenger.

  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar
Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :