Martin Luther King es el símbolo de la unidad racial

La difícil convivencia entre latinos y afroamericanos. Es tiempo de sanar

/
/
110 Vistas

Durante una convención hispana en la campaña electoral de 2007, Barack Obama leyó un mensaje en que Martin Luther King le dice a Cesar Chávez que los negros y los latinos son “hermanos en la lucha por la igualdad”.

Sin duda eso es verdad, el problema es que cuando ambas comunidades se ven obligadas a competir por los escasos recursos económicos, políticos y sociales disponibles para ellos, las cosas se complican.

Hace dos años cuatro poderosos políticos latinos discutían en privado la estrategia para la redistribución de los distritos electorales. En sus conversaciones mencionaron que los afroamericanos habían ganado terreno político a costa de los latinos y que era necesario contenerlos.

La reunión fue grabada de manera anónima y publicada por el diario Los Ángeles Times. De inmediato una bomba política estalló porque los participantes, pensando que se encontraban privado, dieron rienda suelta a una serie de insultos y comentarios racistas, que no sólo abarcaba a los afroamericanos, sino también a los oaxaqueños, a quienes consideraron como “gente morenita, bajita y fea”.

La conversación tuvo efectos catastróficos.  Tres de los involucrados se retiraron de la política en medio de un escándalo: Nury Martínez, entonces presidenta del Concejo de Los Ángeles, presentó su renuncia; Gil Cedillo, próximo al retiro y con un amplio historial de trabajo en favor de los inmigrantes, también renunció. Lo mismo ocurrió con Ron Herrera, presidente de la Federación de Trabajadores del Condado de Los Ángeles. Solo Kevin de León, con un probado trabajo a favor de las comunidades marginadas, se mantuvo en su puesto.

Más allá de las repercusiones políticas de este caso, el escándalo arrojó luz a un problema que ha estado presente y del que poco se ha hablado: las relaciones entre la comunidad afroamericana y latina en Estados Unidos.

Para entender lo que pasa hay que recurrir a la historia.

Durante siglos la composición racial de Estados Unidos estuvo formada por blancos, negros y algunos pequeños núcleos de nativos americanos y latinos.

A lo largo de los siglos 19, 20 y lo que va del 21, la diversidad racial de Estados Unidos se disparó con enormes corrientes migratorias de los países asiáticos y latinoamericanos.

Los cambios en la composición racial en el país muestran esta transformación. En el 2010, la población blanca constituía el 63 % de la población. En el 2020, representaba el 57.3 %, es decir en 10 años su participación bajó 5.7%. Lo mismo le ocurrió a la comunidad negra que pasó del 12.1% al 11.9%. Mientras tanto la comunidad latina pasó de 17.3 % al 19.5% en tan solo 10 años.

La ciudad de Compton, en California, es un buen ejemplo de cómo esta transformación demográfica les ha dado forma a las relaciones entre las dos comunidades.

Hasta hace dos décadas Compton era un bastión de la vida política, cultural y social de la comunidad afroamericana, donde eran mayoría y todos los puestos de gobierno ni siquiera les eran disputados.

Pero las cosas cambiaron a partir de las fuertes corrientes migratorias de las últimas décadas del siglo 20 y lo que va del 21. En busca de sitios asequibles para vivir, muchas familias latinas encontraron en Compton un lugar donde pudieron construir su hogar.

Esto provocó una transformación demográfica tan profunda que actualmente el 69 por ciento de la población de esa ciudad es de origen latino. Ante los frecuentes roces con la comunidad latina y la transformación de su ciudad, muchos de los afroamericanos decidieron mudarse a ciudades un poco más accesibles y se fueron dispersando en zonas alejadas de la zona urbana de Los Ángeles.

Pero, aunque ha habido un cambio demográfico, la comunidad afroamericana continúa reteniendo gran parte del poder político, provocando un malestar cada vez mayor entre los nuevos inquilinos.

En la vida cotidiana ambas comunidades padecen de los mismos problemas: La discriminación y la falta de oportunidades laborales.

Después del agresivo discurso una y otra vez promovido por el expresidente Donald Trump y sus seguidores, quedó de manifiesto que la única opción para que ambas comunidades logren una mejor calidad de vida en este país es a través de una alianza que les permita luchar por sus derechos de manera unificada.

Claudine Gay, politóloga, sostiene que la inseguridad económica de los negros les impide establecer una relación armoniosa con los latinos: “En entornos donde los latinos tienen una ventaja económica sobre sus vecinos negros, estos son más propensos a albergar estereotipos negativos sobre ellos, más reacios a extenderles los beneficios públicos de los que disfrutan y más propensos a percibir que los intereses económicos y políticos de negros y latinos son incompatibles”.

Si ambas comunidades quieren avanzar no tienen más alternativas que resolver sus diferencias y trabajar por un mismo fin común.

  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar
Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :