Madre camina de la mano con sus 3 ninos, los lleva a la escuela. La meternidad es uno de los condicionantes de la brecha salarial.

La brecha salarial no se trata solo de dinero

/
/
68 Vistas

El 12 de marzo es el Día de la Igualdad Salarial, una fecha que hace énfasis en la brecha salarial y simboliza cuánto deben trabajar las mujeres en el nuevo año para ganar lo mismo que los hombres blancos ganaron en el año anterior. Según la Oficina del Censo de los Estados Unidos, las mujeres ganan, en promedio, solo 84 centavos por cada dólar que ganan los hombres. Esa cifra no ha mejorado mucho a lo largo de los años, ya que hace una década estaba alrededor de 77 centavos.

A este ritmo, quizás recién en el 2088 las mujeres alcancen un estándar de equidad salarial.

Y la situación es aún peor para las mujeres latinas y negras.

La brecha salarial de género varía según la educación, la raza y si las mujeres están casadas o tienen hijos, entre otros factores. Para las mujeres latinas, la brecha salarial es de 59 centavos por cada dólar que ganan los hombres blancos no hispanos.

Las implicaciones reales de la brecha salarial

El Comité Nacional de Equidad Salarial (NCPE) estima que a lo largo de una vida laboral, esta disparidad salarial le cuesta a la mujer promedio y a su familia entre $700,000 y $2 millones, afectando los beneficios del Seguro Social y las pensiones, lo que se traduce en un 30% menos de ingresos jubilatorios.

¿Qué podemos hacer al respecto?

Hablar sobre el salario puede ser incómodo para algunos, sobre todo en nuestra cultura latina; sin embargo, es importante compartir experiencias cuando sea posible, para que las mujeres escuchen de otras mujeres que es aceptable y recomendable abogar por la igualdad salarial.

En Estados Unidos encuentro que hay una mayor transparencia salarial, y es normal que la gente hable de cuánto gana cada uno. Más de una vez, al tener este tipo de conversaciones con amigas o familiares, me di cuenta de que no estaba cobrando mis servicios de manera adecuada y me incentivaron a pedir un aumento. Para los latinos, tener este tipo de conversaciones puede ayudar a cerrar la brecha salarial.

El desafío de ser madre, ama de casa y trabajadora full-time

Para mí es muy simple: tener hijos y cuidarlos afecta la cantidad total de dinero que podemos ganar en nuestra vida. Desde el embarazo y dar a luz, hasta cuando los niños se enferman o están de vacaciones en la escuela.

La realidad es que las políticas y normas del mercado laboral en general desalientan un equilibrio saludable entre el trabajo y los compromisos familiares, contribuyendo a esta disparidad. Para tener un ascenso, muchos trabajos requieren semanas laborales extensas y compromisos que compiten con las responsabilidades familiares. Esto tiene un efecto desproporcionadamente grande en las mujeres, que continúan llevando la mayor parte de las responsabilidades domésticas y de crianza.

Se necesitan leyes que ofrezcan licencia de paternidad obligatoria y pagada tanto para mujeres como para hombres, y programas de educación temprana para el cuidado de niños pequeños que no cuesten una fortuna, para que exista un apoyo real para las familias con niños.

Las limitaciones del Día de la Igualdad Salarial

Si bien el inicio del Día de la Igualdad Salarial en Estados Unidos marca un paso crítico para abordar las disparidades salariales, es importante reconocer que esta observancia no captura completamente el extenso rango de desigualdades salariales afectadas por la raza, la edad, la discapacidad, la identidad de género, la maternidad y más.

Más importante aún, este problema sistemático y complejo termina minimizándose en un tema de género, abarcando a “todas las mujeres” versus el “hombre blanco”, y en mi opinión, se necesitan comprender mejor los detalles de la problemática para encontrar soluciones reales.

  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar
Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :