Home / Infórmate / ¿Cómo podemos ayudar para que cese el maltrato infantil?

¿Cómo podemos ayudar para que cese el maltrato infantil?

/
/
183 vistas

El maltrato infantil es un problema mundial con graves consecuencias que pueden durar toda la vida. Según la OMS, estudios internacionales revelan que una cuarta parte de todos los adultos manifiestan haber sufrido maltratos físicos de niños y 1 de cada 5 mujeres y 1 de cada 13 hombres declaran haber sufrido abusos sexuales en la infancia. Además, muchos niños son objeto de maltrato psicológico y daños emocionales (también llamado maltrato emocional) y víctimas de desatención. Es importante destacar que el maltrato infantil no implica únicamente un maltrato físico.

Factores del niño

No hay que olvidar que los niños son las víctimas y que nunca se les podrá culpar del maltrato. No obstante, hay una serie de características del niño que pueden aumentar la probabilidad de que sea maltratado:

  • La edad inferior a cuatro años y la adolescencia;

  • El hecho de no ser deseados o de no cumplir las expectativas de los padres;

  • El hecho de tener necesidades especiales, llorar mucho o tener rasgos físicos anormales.

¿Cómo podemos prevenir el maltrato infantil?

La prevención del maltrato infantil requiere un enfoque multisectorial. Los programas eficaces son los que brindan apoyo a los padres y les aportan conocimientos y técnicas positivas para criar a sus hijos. Entre ellos se encuentran:

  • Las visitas domiciliarias de enfermeras para ofrecer apoyo, formación e información;

  • La formación de los padres, generalmente en grupos, para mejorar sus aptitudes para criar a los hijos, mejorar sus conocimientos sobre el desarrollo infantil y alentarlos a adoptar estrategias positivas en sus relaciones con los hijos, y

  • Las intervenciones con múltiples componentes, que generalmente incluyen el apoyo a los padres y su formación, la educación preescolar y la atención al niño.

Otros programas preventivos prometedores son:

aquellos destinados a prevenir los traumatismos craneoencefálicos por maltrato (también conocido como síndrome del bebé sacudido, síndrome del niño sacudido o lesión cerebral infligida por traumatismo). Generalmente se trata de programas hospitalarios mediante los cuales se informa a los nuevos padres de los peligros de zarandear a los niños pequeños y de cómo afrontar el problema de los niños con llanto inconsolable.

aquellos destinados a prevenir los abusos sexuales en la infancia. Generalmente se realizan en las escuelas y les enseñan a los niños: la propiedad de su cuerpo; las diferencias entre los contactos normales y los tocamientos impúdicos; cómo reconocer las situaciones de abuso; cómo decir «no»; cómo revelar los abusos a un adulto en el que confíen.

Estos programas son eficaces para reforzar los factores de protección frente al abuso sexual en la infancia (por ejemplo, el conocimiento del abuso sexual y los comportamientos protectores), pero no hay pruebas de que reduzcan otros tipos de abusos.

Para maximizar los efectos de la prevención y la atención, la OMS recomienda que las intervenciones se realicen en un marco de salud pública y en cuatro fases:

  • Definición del problema;

  • Identificación de las causas y los factores de riesgo;

  • Creación y puesta a prueba de intervenciones destinadas a minimizar los factores de riesgo

  • Difusión de información sobre la eficacia de las intervenciones y expansión de la aplicación de las intervenciones de eficacia demostrada.

  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Pinterest
Este div altura necesaria para permitir el sticky sidebar
Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :