ad-mania
Home / Familia / El conflicto familiar es normal; lo que importa es la reparación

El conflicto familiar es normal; lo que importa es la reparación

/
/
17 vistas

Tres meses después de la pandemia, tuve la necesidad de ver a mi hija de 28 años y su esposo, que viven a 2,000 millas de distancia. Ella había superado una crisis de salud aguda, seguida de protestas comunitarias que los impulsaron a ambos a las calles para servir comida y limpiar los vecindarios. Estaban haciendo frente, pero la acumulación de desafíos hizo que la madre que hay en mí quisiera conectarse con ellos y apoyarlos. Así que junto a mi esposo y mi otra hija y su esposo, nuestra familia de seis adultos y dos perros formaron una nueva manada dentro de la casa de mi hija en el calor húmedo del verano de Minneapolis.

Mientras hacía las maletas, me asaltó una duda. Los seis nunca habíamos vivido juntos bajo el mismo techo. ¿Lo arruinaría? ¿”Hablaría de más” como dice un amigo y accidentalmente diría algo hiriente? Tiempo atrás, en un descuido por agotamiento, había insultado a mi nuevo yerno con un comentario irreflexivo. Estaba legítimamente herido, se necesitó una larga carta y una llamada telefónica para que volviéramos a la normalidad.

Mis propios hermanos y yo crecimos dentro de la ruptura intratable que fue el matrimonio de mis padres. Su conflicto de por vida sembró discordia y división en todos los que los rodeaban. Trabajé duro para crear un clima familiar diferente y positivo con mi esposo y nuestros hijos. Sin embargo, mis viejos fantasmas me perseguían y no quería arruinar algo bueno. 

No obstante, las investigaciones demuestran que no es realista, ni posible, ni siquiera saludable esperar que nuestras relaciones sean armoniosas todo el tiempo. Todo lo que sabemos de la ciencia del desarrollo y la investigación sobre las familias sugiere que se producirán rupturas, lo más importante es cómo se responde a ellas. Ahora que muchas familias pasan más tiempo juntas que nunca, existen amplias oportunidades para la tensión y los sentimientos heridos. Estos momentos también ofrecen amplias invitaciones para reconectarse.

Las desconexiones son un hecho de la vida

El investigador Ed Tronick, junto con su colega Andrew Gianino, calcularon la frecuencia con la que los bebés y los cuidadores se sintonizan entre sí. (La sintonía es un ritmo de interacción de ida y vuelta en el que se comparten emociones positivas entre dos personas). Descubrieron que es sorprendentemente poco. Incluso en relaciones sanas y con apego seguro, los cuidadores y los bebés están sincronizados solo el 30% del tiempo. El otro 70% no coinciden, no están sincronizados o se están reparando y volviendo a estar juntos. Con alegría, incluso los bebés trabajan para reparar con sus miradas, sonrisas, gestos, protestas y llamadas.

Estos desajustes y reparaciones son críticos, explica Tronick. Son importantes para la autorregulación, el afrontamiento y la resiliencia de los niños en crecimiento. Es a través de estos desajustes, en dosis pequeñas y manejables, que los bebés, y más tarde los niños, aprenden que el mundo no los sigue a la perfección. Estas pequeñas exposiciones al microestrés de los sentimientos desagradables, seguidas de los sentimientos agradables que acompañan a la reparación familiar o la reconciliación, son lo que les da una práctica manejable para mantener el bote a flote cuando las aguas están agitadas. Dicho de otra manera, si un cuidador satisficiera perfectamente todas las necesidades de su hijo, en realidad se interpondría en el camino del desarrollo del niño.

“Reparar las rupturas es lo más esencial en la crianza de los hijos”, dice el neuropsiquiatra de la UCLA Dan Siegel, director del Mindsight Institute y autor de varios libros sobre neurobiología interpersonal.

La vida es una serie de desajustes, faltas de comunicación y faltas de sintonía que se reparan rápidamente, dice Tronick, para luego nuevamente volverse descoordinados y estresantes, y nuevamente repararse. Esto ocurre miles de veces en un día y millones de veces durante un año.

Otra investigación muestra que los niños tienen más conflictos y reparaciones con amigos que con no amigos. El conflicto entre hermanos es legendario; los conflictos de los adultos aumentan cuando se convierten en padres. Si el conflicto interpersonal es inevitable, incluso necesario, entonces la única forma en que podemos mantener relaciones importantes es volver a sincronizarlas y, especialmente, atender las reparaciones cuando se rompen.

“Las relaciones se encogen al tamaño del campo de reparación familiar”, dice Rick Hanson, psicólogo y autor de varios libros sobre la neurociencia del bienestar. “Pero una oferta para una reparación es uno de los tipos de comunicación más dulces, vulnerables e importantes que los humanos se ofrecen entre sí”, agrega. “Quiere decir que valoras la relación”.

Fortalecimiento del tejido familiar

En un estudio en Canadá, los investigadores examinaron cómo los padres de niños de cuatro a siete años fortalecieron, dañaron o repararon sus relaciones con sus hijos. Los padres dijeron que sus relaciones con sus hijos se fortalecieron mediante intercambios “horizontales” o igualitarios como jugar juntos, negociar, turnarse, comprometerse, divertirse o compartir intimidad psicológica; en otras palabras, respetarse y disfrutarse mutuamente. Sus relaciones se vieron perjudicadas por una excesiva confianza en el poder y la autoridad, especialmente por tácticas obstruccionistas como el “trato silencioso”. Cuando ocurrieron errores, los padres repararon y restauraron la intimidad expresando calidez y afecto, hablando sobre lo sucedido y disculpándose.

Este modelo de fortalecer, dañar y reparar puede ayudarte a pensar en tus propias interacciones. Cuando una relación familiar ya es positiva, existe una base de confianza y creencia en las buenas intenciones del otro, lo que ayuda a que todos se recuperen más fácilmente de rupturas menores. Por ello, es de gran ayuda cuidar proactivamente el tejido de las relaciones familiares.

Se puede comenzar con simplemente construir interacciones positivas:

  • Pasa un «tiempo especial» con cada niño individualmente para crear más espacio para profundizar su relación uno a uno. Deja que ellos controlen la agenda y decidan cuánto tiempo pasan juntos.
  • Aprecia en voz alta, comparte reflexiones de gratitud y observa lo bueno en tus hijos de manera intermitente durante el día o la semana.

También debes tener cuidado con las formas en que podrías dañar la relación. Si alguna vez no estás seguro de los motivos de un niño, verifica las intenciones detrás de su comportamiento y no asumas que fue con malas intenciones. Lenguaje como: «Me di cuenta de que…» o «Dime qué pasó…» o «¿Y luego qué pasó?», puede ayudarlo a comenzar a comprender una experiencia desde el punto de vista del niño.

Cuando hables con un niño, considera cómo podrían recibir lo que está diciendo. Recuerda que las palabras y el silencio tienen peso; los niños son “contadores Geiger emocionales”, leen sus sentimientos mucho más de lo que procesan sus palabras. Si estás lidiando con sentimientos o traumas que no tienen nada que ver con ellos, sé responsable de tus propios sentimientos y tómate un momento para calmarte antes de hablar.

En este contexto de conexión y comprensión, puedes crear una cultura familiar en la que se esperan desavenencias y se agradecen las reparaciones: 

  • Permanece atento a las pequeñas ofertas de reparación. A veces tenemos tanto en mente que perdemos la mirada, el gesto o la expresión de un niño que muestra que lo que realmente quiere es reconectarse.
  • Normaliza solicitudes como «necesito una reparación familiar» o «¿podemos hacerlo de nuevo?» Necesitamos dejar que otros sepan cuando la relación ha sido dañada.
  • Del mismo modo, si crees que podrías haber herido a alguien, retrocede para verificar. Detectar un paso en falso temprano puede ayudar.

Cuando estés molesto por el comportamiento de un miembro de la familia, trata de enmarcar tu solicitud de cambio en un lenguaje positivo; es decir, di lo que quieres que hagan en lugar de lo que no quieres. Lenguaje como «tengo una solicitud…» o «¿estarías dispuesto a…?» mantiene el intercambio más neutral y ayuda al receptor a mantenerse comprometido en lugar de ponerse a la defensiva.

También puedes modelar reparaciones saludables con personas a tu alrededor, para que se normalicen y los niños vean su utilidad en tiempo real. Los niños se benefician cuando ven a los adultos resolver conflictos de manera constructiva.

Cuatro pasos para una reparación familiar auténtica

Hay infinitas variedades de reparaciones, pueden ser de diferentes maneras, dependiendo de la edad y el temperamento de tu hijo, así como de la gravedad de la ruptura.

Los bebés necesitan contacto físico, la restauración del amor y la seguridad. Los niños mayores necesitan cariño y más palabras. Los adolescentes pueden necesitar conversaciones más complejas. Los estilos de los niños varían individualmente: algunos necesitan más palabras que otros, lo que es hiriente para un niño puede no perturbar a otro. Además, es posible que tu estilo no coincida con el del niño, lo que requiere que te esfuerces más.

Algunas fallas son pequeñas y es posible que solo necesiten una revisión, pero las heridas más profundas necesitan más atención. Mantén la disculpa en proporción al dolor. Tu juicio de cuán herido debería estar alguien no es lo importante, sino la experiencia real sentida del dolor del niño. Una disculpa puede ser suficiente, pero algunas reparaciones deben reconocerse con frecuencia a lo largo del tiempo para realmente volver a unir ese tejido. A menudo es útil verificar más tarde para ver si las enmiendas están funcionando.

Si bien cada reparación familiar es única, las reparaciones auténticas generalmente implican los mismos pasos.

1. Reconocer la ofensa.

Primero, trata de entender el daño que causaste. No importa si no fue intencional o cuáles fueron tus razones. Este es el momento de apagar tu propio sistema de defensa y concentrarte en comprender y nombrar el dolor o la ira de la otra persona.

A veces es necesario comprobar tu comprensión. Comienza lentamente: “¿Te lastimé? Ayúdame a entender cómo”. Esto puede ser difícil de aceptar y requiere que escuchemos con un corazón abierto mientras tomamos la perspectiva de la otra persona.

Trata de no debilitar la disculpa agregando advertencias, como culpar al niño por ser sensible o por mal comportamiento o por merecer lo que sucedió. Cualquier intento de disimular, minimizar o diluir la herida no es una reparación auténtica. Los niños tienen un agudo sentido de la autenticidad. Fingir o abrumarlos no funcionará.

Un maestro espiritual me recordó un viejo dicho: “Es reconocer la herida lo que saca la espina”. Es lo que reconecta nuestra humanidad.

2. Expresar remordimiento.

Aquí, un sincero “lo siento” es suficiente.

No le agregues nada. Uno de los errores que suelen cometer los adultos, según la terapeuta y autora Harriet Lerner, es agregar un componente de disciplina: «No dejes que vuelva a suceder» o «ya verás la próxima vez». Esto, dice Lerner, es lo que impide que los niños aprendan a disculparse por sí mismos.

Disculparse puede ser complicado para los adultos. Puede sentirse por debajo de nosotros, o podemos temer que estamos regalando nuestro poder. No deberíamos tener que disculparnos con un niño, porque los adultos siempre tenemos la razón, ¿verdad? Por supuesto que no. Pero es fácil quedar atrapado en una relación de poder vertical con nuestro hijo que hace que sea difícil dar marcha atrás.

Por otro lado, algunos adultos, especialmente las mujeres, dice Rick Hanson pueden exagerar y ser demasiado efusivos, demasiado obsequiosos o incluso demasiado rápidos en sus esfuerzos por disculparse. Esto puede hacer que la disculpa se trate más de ti que de la persona que resultó herida. O podría ser un síntoma de la necesidad propia para poner límites.   

No existe una fórmula perfecta para una disculpa, excepto que se entregue de una manera que reconozca la herida y haga las paces. Puede haber diferentes caminos para eso. Nuestra familia a veces usa un chiste: “Tenías razón, yo estaba equivocado, tenías razón, yo estaba equivocado, tenías razón, yo estaba equivocado”, para reconocer en broma transgresiones leves. Algunas disculpas no son verbales: mi padre reparó el perderse todos mis cumpleaños de niña cuando viajó 2,000 millas para sorprenderme en mi puerta en un cumpleaños de adulta. Las palabras no son su fuerte, pero su planificación, esfuerzo y presentación fue la reparación familiar. Las disculpas pueden adquirir todo tipo de tonos y cualidades.

3. Considera ofrecer una breve explicación.

Si sientes que la otra persona está abierta a escuchar, puedes brindar una breve explicación de tu punto de vista, pero ten cuidado, ya que esto puede ser una pendiente resbaladiza. Siente cuánto es suficiente. El enfoque de la disculpa está en la experiencia de la persona herida. Si una explicación ayuda, está bien, pero no debería descarrilar la intención. Este no es el momento de agregar tus propias quejas, esa es una conversación para un momento diferente.

4. Expresa tu sincera intención de arreglar la situación y evitar que vuelva a ocurrir.

Con un niño, especialmente, trata de ser concreto y procesable sobre cómo se puede prevenir el mismo error en el futuro. Palabras como “voy a esforzarme mucho para…” y “revisémoslo para ver cómo se siente…” pueden ser un comienzo.

Recuerda perdonarte a ti mismo también. Este es un proceso compasivo, todos somos trabajos en progreso y los adultos aún se están desarrollando. Sé que yo aún lo estoy.

Antes de nuestra visita, mi hija y yo tuvimos una conversación telefónica. Compartimos nuestro entusiasmo por la rara oportunidad de pasar tanto tiempo juntas. Luego expresamos con cautela nuestras preocupaciones.

 —Temo que nos irritemos los unos con los otros —dije.

“Temo estar cocinando y limpiando todo el tiempo”, respondió ella.

Así que elaboramos una estrategia para prevenir estas debilidades. Hizo una hoja de cálculo de tareas donde todos eligieron un turno de cocina y limpieza, y también discutimos las necesidades de espacio que tendrían las personas para trabajar y hacer llamadas telefónicas.

Luego respiré y tomé en cuenta lo que dice  la ciencia. “Creo que tenemos que esperar que se produzcan conflictos”, dije. “Lo que importa es cómo trabajamos a través de ellos. El amor está en la reparación familiar.”

Este artículo es un extracto del blog de Diana Divecha, developmentalscience.com, publicado originalmente en Greater Good, la revista en línea publicada por el Greater Good Science Center de UC Berkeley.

  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Pinterest
Este div altura necesaria para permitir el sticky sidebar
Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :