ad-mania

11 pasos para sobrevivir con un corazón roto en San Valentín

/
/
57 Vistas

Sé exactamente lo que es tener el corazón roto y sentir que no se puede hacer mucho al respecto, no encontrar una salida. No es solamente un sentimiento de pérdida sino también de angustia y confusión, especialmente después de una relación de largos años o con una persona a quien nos hemos acostumbrado fuertemente. Pero créeme, que después de un tiempo, y aunque parezca que nunca podrás volver a ser feliz, la vida va abriendo unas puertas que antes no sabías que existían.

Una vez, una amiga me dijo: “tener el corazón roto es como cuando te caes y te golpeas. El dolor dura mucho durante las primeras semanas o meses porque aún está muy reciente la herida. Pero luego, con el paso del tiempo y cuidándote a ti misma, empieza a doler menos y luego sanas completamente”. Y ella tenía totalmente la razón.

Enfrentar el Día de San Valentín con un corazón roto parece como caminar por un campo minado emocional, con recordatorios constantes de lo que solías tener y ahora hace falta. Es por eso que aquí te presento 11 pasos que puedes empezar ahora para sanar, así como yo también lo hice.

Cómo sanar: pasos prácticos

1. Enfrenta tus emociones

No reprimas el dolor; siéntelo. La tristeza y la frustración son parte del proceso, así que permítete experimentar esas emociones en lugar de rechazarlas. Llora lo que tengas que llorar, date permiso para tener días de tristeza. Si quieres gritar en tu almohada o golpear una almohada, hazlo.

2. Sé amable contigo mismo/a

No te castigues. La autocompasión significa aceptar tu situación y darte el espacio necesario para sanar, sin prisa ni presiones. Puede que se hayan cometido equivocaciones y que esto te tenga especialmente triste. Sin embargo, recuerda que estos aprendizajes hacen parte de la vida y es así como vamos aprendiendo y evolucionando, por duro que parezca. Ten paciencia contigo mismo/a y ámate hoy y ahora como eres.

3. Busca apoyo verdadero

Comparte tus sentimientos con amigos de confianza o familiares. A veces, simplemente hablar puede ser un gran alivio y proporcionar perspectivas valiosas. Procura no quedarte solo/a en esta situación; mira a tu alrededor, siempre hay una persona a tu lado que pueda escucharte.

4. Aprende de la experiencia

Reflexiona sobre la relación. ¿Qué lecciones puedes extraer? Utiliza esta oportunidad para crecer y establecer patrones más saludables en futuras relaciones.

5. Si es necesario, busca ayuda profesional

Si te sientes fuertemente deprimido/a, considera buscar ayuda profesional con un psicólogo certificado quien pueda darte una guía.

Enfrentando San Valentín sin melodrama

6. Crea un espacio para ti mismo/a

Si el ambiente festivo no te parece atractivo, permítete retirarte y pasar tiempo a solas. Haz lo que te haga sentir cómodo/a, ya sea descansar, leer o dar un paseo. Intenta leer libros que te ayuden a tener tranquilidad o películas y series que levanten tu ánimo.

7. Establece nuevas tradiciones

Cambia el significado del día creando nuevas tradiciones que te brinden alegría. Dedica tiempo a tus pasiones o disfruta de una buena comida contigo mismo. Practica pintura, cerámica o quizá algún deporte. Vuelve a conectar con tu parte creativa y con las pequeñas cosas que traen felicidad a tu vida.

8. Conéctate con seres queridos

Aunque puedas sentir la tentación de aislarte, estar cerca de amigos y familiares puede marcar la diferencia. El apoyo de aquellos que te aprecian puede hacer más llevadero el día. Recuerda que una fecha como San Valentín celebra no solamente el amor romántico sino también el amor hacia la familia y los amigos. Conecta con ellos.

9. Evita comparaciones inútiles

Cada historia de amor es única. Evita compararte con otros y recuerda que tu proceso de curación es personal. La vida no es una competencia ni es una carrera a ver quién llega primero. Cada línea de la vida es única y tú eres el personaje principal. La vida abrirá nuevas puertas.

10. Evita stalkear a tu expareja

Querer stalkear a tu expareja es una tentación enorme. Tal vez sea esa falsa sensación de poder, como si stalkear a alguien evitara que la otra persona haga o deshaga con su vida lo que quiera. Lo más sano para ti y para la otra persona es evitar prolongar el dolor de una ruptura en redes sociales; no vale la pena estar detrás de su actividad virtual obsesivamente, ni publicar cosas que hagan que el otro sienta envidia. No es sano de ninguna manera. Te haces daño a ti mismo/a y haces daño a otros con esta decisión.

11. Finalmente, perdona y perdónate

Llega un momento pasado un tiempo de la ruptura amorosa, donde algo en la cabeza conecta y sabes que soltaste ese viejo amor. Cuando piensas “ya no me duele” y dejas de buscar culpables. Donde todos esos pensamientos intrusivos se van, porque perdonas aquello que hizo la otra persona y te perdonas a ti mismo/a por los errores cometidos. Ya no hay rencor, puedes volver a saber de él o ella sin sentir una punzada en el corazón, miras al pasado y puedes recordar el amor que algún día compartieron. Cuando eso sucede, ¡felicidades, lo lograste!

  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar
Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :