ad-mania

Cómo el cambio climático hace que los huracanes sean más peligrosos

/
/
769 Vistas

Los huracanes son los desastres meteorológicos naturales más costosos del mundo, y en algunos casos causan daños por más de 100,000 millones de dólares. Ahora hay evidencia de que el calentamiento global causado por el hombre ya está haciendo que los huracanes sean más fuertes y destructivos. Y la investigación muestra que es probable que la tendencia continúe mientras el clima continúe calentándose. 

¿Cómo se forma un huracán? 

Ya sea que se llamen huracanes en el Océano Atlántico, tifones en el Océano Pacífico occidental o ciclones en el Océano Índico, los fuertes ciclones tropicales son un ejemplo de la furia más feroz de la naturaleza. 

Estas tormentas comienzan con una pequeña perturbación en la atmósfera ubicada en o cerca de un océano tropical. Si la temperatura del agua es lo suficientemente cálida, la atmósfera contiene cierta cantidad de humedad y los vientos son favorables, se puede formar un sistema tropical. En el Atlántico, el sistema se convierte primero en una depresión tropical. Mientras que se vuelve más fuerte, el sistema se gradúa a tormenta tropical y finalmente, cuando los vientos superan las 74 mph, se le llama huracán. 

¿Se están volviendo más fuertes los huracanes? 

Sí. Los autores de un estudio de 2013 encontraron un aumento sustancial en la proporción de los huracanes más fuertes: tormentas de categoría 4 y 5. Los autores atribuyen este aumento al calentamiento global del clima: “Concluimos que desde 1975 ha habido un aumento regional y global, sustancial y observable en la proporción de huracanes de categoría 4-5 y de 25%-30% por grado Celsius de calentamiento global causado por la actividad antropogénica (humana).” 

Curiosamente, el aumento de las tormentas más poderosas se equilibra con una disminución similar en los huracanes de categoría 1 y 2. 

Según el Servicio Meteorológico Nacional , el 85% de todos los daños causados por huracanes provienen de tormentas de categoría 3, 4 y 5. Este sucede en parte debido a sus intensos vientos. Increíblemente, un huracán con vientos de 150 mph tiene 256 veces más daño potencial que un huracán con vientos de 75 mph. 

¿Se están intensificando más rápidamente los huracanes? 

Sí, pero la razón es incierta: la intensificación rápida se define como un aumento de la velocidad del viento de al menos 35 mph en 24 horas. 

La intensificación rápida es peligrosa porque este tipo de tormentas tienden a sorprender a la gente.  

Al examinar el registro de huracanes en la cuenca del Atlántico desde 1986 hasta 2015, un estudio encontró que la intensificación rápida aumentó 4.4 mph por década. Los autores del estudio atribuyen la mayor parte de las ganancias a un cambio hacia la fase más cálida de la Oscilación Multidecadal del Atlántico, un ciclo natural. 

Pero los autores de un artículo de 2019 dirigido por científicos del Laboratorio de Dinámica de Fluidos Geofísicos de la NOAA sugieren que el calentamiento global también juega un papel. 

Un artículo de 2017 de Kerry Emanuel encuentra que “la incidencia de tormentas que se intensifican rápidamente justo antes de tocar tierra aumenta sustancialmente como resultado del calentamiento global.” Para ilustrar cuán grandes son los cambios, Emanuel los cuantifica: “Estos resultados sugieren que una tormenta que se intensifica a 70 mph en las 24 horas justo antes de tocar tierra, ocurriendo en promedio una vez por siglo en el clima de finales del siglo XX, puede ocurrir cada 5-10 años para finales de este siglo.” 

¿Los huracanes están produciendo más lluvia? 

Sí. En términos de la relación entre un mundo más caliente y el clima, una de las conexiones mejor entendidas es el aumento de las lluvias torrenciales. En pocas palabras, cuanto más cálido es el aire, más humedad puede contener y más lluvia produce. 

Este aumento de humedad y lluvia no cae uniformemente; en los ciclones tropicales este efecto se aumenta. En un artículo de 2018 sobre el vínculo entre el aumento del contenido de calor del océano y los huracanes, el autor principal Kevin Trenberth del Centro Nacional de Investigación Atmosférica explica que “la convergencia de la humedad en una tormenta no sólo conduce a una mayor precipitación sino también, para ciertas tormentas, a una mayor precipitación con más intensidad y crecimiento.” 

Un buen ejemplo de eso son las 60 pulgadas de lluvia sin precedentes que cayeron en 2017 en el sureste de Texas en el huracán Harvey. Usando el término “bíblico” para describir las lluvias de Harvey, Kerry Emanuel del MIT calcula un aumento de seis veces en la probabilidad de un evento de esa magnitud desde finales del siglo XX. 

Un equipo que investigó las precipitaciones extremas en el huracán María llegó a una conclusión similar: “La precipitación extrema, como la del huracán María, se ha vuelto mucho más probable en los últimos años y las tendencias a largo plazo en la temperatura atmosférica y de la superficie del mar están vinculadas a un aumento de precipitación en Puerto Rico”. Este documento encuentra que la probabilidad de lluvias de la magnitud de María ha aumentado en un factor de casi cinco en las áreas más afectadas. 

¿El cambio climático afecta la velocidad de avance de los huracanes? 

No se sabe aún: algunos científicos del clima teorizan que las corrientes de dirección más lentas resultantes de un clima más cálido pueden haber contribuido al movimiento letárgico de Harvey. En este punto, esa pregunta no tiene respuesta. 

Pero un estudio de 2018 realizado por James Kossin de la NOAA descubrió una reducción global del 10% en la velocidad de avance de los ciclones tropicales desde 1949. Aún más preocupante– debido al impacto de las inundaciones– es la mayor desaceleración detectada en áreas terrestres: 21% en el Pacífico norte occidental y 16% en el Atlántico Norte. Los autores de otro estudio respaldan estas preocupaciones, al encontrar una tendencia positiva significativa en las últimas décadas en las lluvias costeras de los ciclones tropicales que se detienen. Sin embargo, este estudio no llega a una conclusión sobre el motivo del aumento del detenimiento. 

¿Serán más comunes los huracanes en el futuro? 

Aún no lo sabemos: en un artículo completo de 2015 , el autor principal Thomas Knutson y los coautores examinaron un escenario de calentamiento intermedio utilizando simulaciones de modelos por computadora. Junto con muchos otros estudios, sus proyecciones muestran una futura disminución general en el número total de ciclones tropicales. 

En general, se cree que esta disminución en el número de tormentas es un subproducto del aumento del “cortante del viento” o vientos hostiles que se esperan en los trópicos. Pero no todos los estudios están de acuerdo. Usando proyecciones de modelos climáticos del siglo XXI, un estudio dirigido por Mingfang Ting de la Universidad de Columbia concluyó que el calentamiento causado por el hombre puede debilitar el cortante vertical del viento durante los ciclos activos de huracanes en el Atlántico. Si esta investigación es correcta, el cortante del viento será menos capaz de debilitar futuras tormentas a lo largo de la Costa Este de Estados Unidos durante los períodos de mayor actividad de huracanes. 

Es probable que este debilitamiento del cortante del viento provoque una intensificación más rápida de las tormentas a medida que se acercan a tocar tierra. En una costa masivamente poblada con un entorno muy construido, esta combinación será peligrosa y destructiva. 

Si bien muchos modelos pronostican una disminución en el número, el estudio de Emanuel de 2013, utilizando un escenario de calentamiento extremo, encontró que la frecuencia de los ciclones tropicales aumentó en la mayoría de los lugares. Y no es el único estudio. Uno más reciente de Kieran Bhatia muestra un aumento global en la frecuencia de tormentas del 9 % y un aumento del 23 % en la cuenca del Atlántico para fines del siglo XXI. 

Cuando se le preguntó acerca de los resultados contradictorios de la investigación sobre la frecuencia de los ciclones, Emanuel dijo por correo electrónico: “Mi propia opinión es que realmente no sabemos en este momento si la frecuencia global general de [ciclones tropicales] aumentará, disminuirá o permanecerá igual. Es un área de investigación activa”. 

Pero Emanuel enfatiza que predecir la frecuencia tiene muchas menos consecuencias que comprender la intensidad y las precipitaciones futuras. “Existe un fuerte consenso en la comunidad climática de ciclones tropicales de que aumentará la incidencia de eventos de alta categoría”, dijo. 

¿Hay peligro para las personas o la propiedad? 

Sí: dado el impulso esperado de ciclones intensos, la sociedad enfrenta amenazas crecientes. Con una combinación de tormentas más fuertes, aumento del nivel del mar, aumento de las poblaciones costeras y exposición de la infraestructura, los daños y las interrupciones seguirán aumentando. 

Desde 1970, la población mundial expuesta a los peligros de los ciclones tropicales se ha triplicado, una cifra que se espera que siga aumentando en las próximas décadas. Los daños por ciclones tropicales, ajustados por inflación, aumentaron aproximadamente un 6 % por año entre 1970 y 2019. 

Está claro a partir de la investigación presentada anteriormente que las amenazas de los sistemas tropicales, y en particular de los ciclones más intensos, están aumentando. Esta tendencia continuará en el futuro previsible. Aunque algunos de estos impactos anticipados ya se han incorporado a nuestro clima más cálido, las escaladas más graves aún se pueden evitar. El único remedio es una rápida descarbonización de nuestra economía y una sociedad mejor preparada para las amenazas que se nos presenten. 

Este artículo fue escrito por el equipo de YCC y publicado originalmente en Yale Climate Connections.

  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar
Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :