Home / Infórmate / Votaciones / Tres pandemias, una solución

Tres pandemias, una solución

/
/
183 vistas

Ben Monterroso, Asesor Senior Poder Latinx

La palabra pandemia tristemente se ha convertido en parte de nuestra vida diaria con el surgimiento de la peligrosa crisis sanitaria del COVID-19 a nivel mundial.  Sin embargo, no es la única pandemia que vivimos en los Estados Unidos.

Además de la situación de salud, el racismo y el tóxico clima político que enfrentamos son otras dos pandemias graves que han venido castigando a nuestras comunidades de color. Estas tres realidades juntas nos presentan increíbles desafíos, que si bien podrían dividirnos como país, son en realidad una oportunidad para continuar organizándonos y luchar.

Quienes minimizan la gravedad del COVID-19 – aún sabiendo que más de 4.7 millones de personas en los Estados Unidos se han contagiado, más de 156 mil han muerto desde marzo a causa de este virus, y que la mayoría de los afectados son de la comunidad de color – están perpetuando una especie de racismo que ignora el sufrimiento de las personas latinas y afroamericanas. Esta pandemia de salud, tanto como el racismo rampante, están afectando a las minorías de color más intensamente que a otros grupos.  

Por otro lado, la retórica tóxica y la propaganda de la administración Trump, incluyendo el apoyo o silencio que le dan los líderes republicanos, han sido combustible para encender las tensiones raciales que por años se han estado cocinando a fuego lento en todo el país. 

Tres pandemias: de salud, el racismo, y la xenofobia propagada por el liderazgo político republicano. Todas inciden sin tregua contra los inmigrantes y las comunidades de color. Es tiempo de tomar las riendas de este momento histórico para exigir un cambio estructural real y profundo. 

Necesitamos cambios que garanticen que no somos los primeros ni los únicos en sentir el impacto de la recesión económica, ni que seremos los últimos en ver los beneficios de un repunte en la economía. El racismo estructural es generalizado, y ha penetrado nuestras vidas de tal manera, que las impacta tremendamente todos los días. Debemos trabajar juntos, como lo hemos estado haciendo contra el Coronavirus, para también desmantelar este largo reinado de desigualdad.

A pesar de todos los elementos sin precedentes que estamos viviendo y que dividen a éste, nuestro país, debemos encontrar un terreno común en la búsqueda de la justicia e igualdad. Debemos, en primer lugar, participar en las elecciones del 3 de noviembre y demostrar en las urnas una votación récord.

Cada persona que tiene el derecho y es elegible para votar, pero no vota en estas elecciones, es como si se sumara a la tolerancia, aprobación y la continuación de las políticas xenófobas e injustas de la actual administración. Participando en las elecciones lograremos elegir un nuevo presidente que ayude a unir a nuestra comunidad, en vez de separarnos.

Es nuestra responsabilidad elegir políticos que representen a nuestra comunidad y que apoyen los temas que nos interesan. Esta es una parte fundamental de la solución y debemos seguir organizándonos para exigir y asegurarnos que los líderes que elegimos trabajen y aprueben legislaciones que beneficien a nuestra comunidad.

Este es el momento para alinearnos con aquellos que comparten nuestra visión y unirnos. Juntos podemos hacer retroceder las fuerzas del racismo y crear una nación más inclusiva y reflexiva, donde se respeten nuestras experiencias, contribuciones e identidad, en lugar de volverse en contra nuestra. 

Si bien este es un momento difícil para muchos, también es uno que está dejando en evidencia las profundas desigualdades en todos los niveles de nuestra sociedad. Esta es una oportunidad única, en la que podemos usar el valor, la frustración y el miedo que se ha ido acumulando dentro de cada uno de nosotros, para alimentar el fuego de la transformación. Está claro que nuestro país necesita cambiar, y nosotros podemos contribuir a garantizar una vida mejor para todos. El poder está en nosotros, en nuestro voto y la participación en la vida cívica de nuestro país. 

Si usted es elegible (tiene 18 años o más, y ciudadano de los Estados Unidos) ¡regístrese ahora y ejerza su voto!  Si le preocupa la situación del COVID-19, eche mano del voto por correo, pero no deje de votar. Pero si usted no es elegible y no puede ejercer su voto, usted también puede contribuir enormemente para este cambio que necesitamos urgentemente: asegúrese de que sus familiares, amigos, vecinos y compañeros de trabajo que sí pueden votar, se registren a tiempo y voten el próximo 3 de noviembre. 

Ese es el gran poder colectivo que tenemos, la fuerza que nos une y que nos ayudará a crear un cambio duradero para nuestras comunidades. Por usted, su familia y su comunidad: haga sentir su voz y fuerza con su voto.

  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Pinterest
Este div altura necesaria para permitir el sticky sidebar
Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :