Home / Infórmate / Votaciones / Latinos: De todos, Uno

Latinos: De todos, Uno

/
/
85 vistas

Por Frank Sharry*

Es indudable que nos acercamos a una de las elecciones presidenciales más cruciales de nuestra historia. Tal vez es la elección que definirá el nuevo rumbo de Estados Unidos, como nación y como sociedad. Y no es un secreto, por otro lado, que la efervescencia multicultural que empuja actualmente al país será determinante en su resultado. Y los latinos, por supuesto, ocupan un lugar preponderante en esta amalgama cultural, política y demográfica en que vivimos hoy.

Pero esta vez no es sólo el hecho de que la comunidad latina se encuentre en un nivel de politización sin precedentes, sino que al mismo tiempo ha tenido que soportar el embate de una especie de cruzada anti inmigrante que no cesa. Lo más paradójico de todo, sin embargo, es que este cúmulo de ataques, tan lleno de racismo, xenofobia y odio ha provenido de fuerzas nativistas que han hecho todo lo posible por dañar su imagen y sus muchas contribuciones al engrandecimiento de un país de inmigrantes como es Estados Unidos.

Luchar contra ese ninguneo, contra esa intención de invisibilizar a una de las comunidades más vivas y visibles de la historia moderna estadounidense, se ha convertido entonces en una prioridad por distintas razones: primero, porque aunque los nativistas y xenófobos no se han querido dar cuenta, la demografía de los latinos representa ahora mismo esa generación de relevo que tanto necesita una nación para seguir existiendo; y segundo, porque su dinamismo y su actividad en el engranaje económico-social del país ha demostrado fehacientemente lo esenciales que son, no sólo en tiempos normales, sino mucho más en momentos de necesidad extrema, como la pandemia de Covid-19 que nos ha afectado tanto y tan contundentemente.

Es ahí, en la primera línea de batalla, donde los latinos —junto con otros grupos igualmente solidarios: afroamericanos, asiáticos, anglos e indígenas— se han destacado no solo desde el punto de vista médico o de servicios, sino sobre todo desde una perspectiva cívica. Arrimar el hombro para sacar adelante a las comunidades y al país entero ha sido parte del compromiso cívico de los latinos desde el principio, independientemente de su estatus migratorio. Doctores, enfermeras, personal de limpieza, empleados de tiendas y supermercados, distribuidores de comida, trabajadores agrícolas y un amplio etcétera, han entendido el significado y el sentido de uno de nuestros valores más intrínsecos como nación: E pluribus, unum (De todos, uno).

En efecto, esa manera en que han salido de las sombras para hacer visible su presencia, su dedicación y su entrega los hace parte automáticamente de una sociedad que los ha visto crecer y adaptarse, luchar y sobrevivir, defenderse y defender a sus familias y sus vecindarios, ni más ni menos que como cualquiera otra comunidad que los haya precedido y que también enfrentó rechazo por parte de un segmento de la población ya establecida, pero que indudablemente fue favorecida por otra generación de inmigrantes que les abrió brecha para facilitarles las cosas.

Seguir en esa ruta que han escogido los latinos —apoyar y avanzar, a pesar de todo— es motivo suficiente para no dejarlos solos y para que no se queden callados. No más. Porque hoy más que nunca se vuelve imperativo que quienes tienen la oportunidad de votar, lo hagan conscientes del valor que representa su presencia en este momento tan decisivo de la historia de Estados Unidos. Los cambios no se hacen solos, requieren de la participación y la decisión de todos.

A los latinos, la historia los espera. Y al esperarlos, nos espera a todos.

*Frank Sharry es Director Ejecutivo de America’s Voice

  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Pinterest
Este div altura necesaria para permitir el sticky sidebar
Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :