Mujer en sofá visiblemente afectada por un problema respiratorio.

Lo que los investigadores han aprendido sobre el COVID prolongado

/
/
37 Vistas

Por Valeria Ricciulli y equipo PGN

Han pasado más de cuatro años desde que surgió el COVID-19 y, si bien se han levantado las restricciones, millones de personas en todo el mundo aún padecen COVID prolongado, los síntomas duraderos luego de una infección por COVID-19.

Algunos consideran que el COVID prolongado es un “evento incapacitante masivo”, ya que la afección a menudo viene acompañada de síntomas debilitantes, como fatiga extrema, confusión mental, palpitaciones cardíacas e insomnio, que alteran significativamente la vida de las personas. Los investigadores de la afección comienzan a encontrar algunas respuestas sobre sus causas, quién tiene más probabilidades de verse afectado y otras preguntas.

Reunimos algunos de los hallazgos recientes más importantes sobre esta afección. Aquí te contamos más.

Reinfectarse con COVID-19 también puede ponerte en riesgo de COVID prolongado

Un estudio de 2022 encontró que la reinfección por COVID-19 aún puede ponerte en riesgo de COVID prolongado.

“El riesgo parece ser cumulativo en el sentido de que, incluso si después de la primera vez que te dio COVID-19 no contrajiste COVID prolongado, aún puedes contraer COVID prolongado la segunda, tercera o cuarta vez”, el Dr. Ziyad Al-Aly, director del Centro de Epidemiología Clínica y jefe del Servicio de Investigación y Educación del Sistema de Salud de Asuntos de los Veteranos St. Louis, le dijo a PGN. 

El estudio, del que Al-Aly fue coautor, utilizó información de la base de datos de atención médica nacional de Asuntos de los Veteranos. 

“Las personas ya piensan que si contrajeron COVID-19, lo superaron y salieron ilesos, todo está bien”, añade Al-Aly. “En realidad, todavía puede causarles problemas dentro de uno o dos años”.

Estos hallazgos resaltan la importancia de seguir evitando infectarse y reinfectarse con COVID-19.

El COVID prolongado puede afectar a casi todos los órganos del cuerpo

Al-Aly dice que otro hallazgo importante sobre el COVID prolongado es que puede afectar a casi todos los órganos del cuerpo.

“Hemos realizado estudios sobre el cerebro; afecta al cerebro. Hemos realizado estudios sobre el corazón y claramente afecta al corazón”, dice Al-Aly. “Afecta el sistema metabólico: aumenta el riesgo de diabetes, colesterol alto, problemas renales, problemas gastrointestinales y también afecta el sistema inmunológico”.

¿Quién corre mayor riesgo?

Si bien sabemos desde hace algunos años que las mujeres y quienes experimentaron infecciones iniciales más graves tienen mayor probabilidad de padecer COVID prolongado, los investigadores recientemente han asociado otros factores de riesgo con la afección.

Un metaanálisis reciente encontró que los pacientes mayores de 40 años tenían un riesgo significativamente mayor de sufrir COVID prolongado en comparación con los pacientes adultos más jóvenes.

Además, varios estudios han demostrado que las personas con comorbilidades, como presión arterial alta, obesidad, enfermedad pulmonar crónica, depresión y diabetes, tienen un mayor riesgo de desarrollar COVID prolongado.

El riesgo de COVID prolongado para las personas embarazadas

En un estudio publicado en enero de 2024, los investigadores encontraron que alrededor de una de cada 10 personas embarazadas que contraen COVID-19 durante el embarazo desarrollan COVID prolongado. El estudio, dirigido por la Dra. Torri Metz, profesora asociada de obstetricia y ginecología y subespecialista en medicina materno-fetal de la Universidad de Utah Health, fue parte de la Iniciativa RECOVER dirigida por los Institutos Nacionales de Salud que tiene como objetivo comprender mejor el COVID prolongado.

El estudio siguió a 1,503 personas de todo el país que contrajeron COVID-19 durante el embarazo y encontró que el 9.3 por ciento de ellas desarrolló COVID prolongado seis meses o más después de su infección inicial por COVID-19. Los síntomas más comunes para las participantes fueron malestar post-esfuerzo (cuando los síntomas empeoran después de una actividad física o mental menor), fatiga y mareos.

En cuanto a lo que significa esta investigación para las personas embarazadas, “sabemos que las vacunas de ARNm son seguras durante el embarazo; hay muchos datos que lo respaldan”, dice Metz a PGN.

“El virus SARS-CoV-2 aún está en circulación y sabemos que las personas aún se enferman a causa de él, por lo que todavía recomendamos a las personas a vacunarse, tanto para prevenir la infección aguda como para reducir potencialmente la posibilidad de COVID prolongado”, agrega.

Anomalías musculares en pacientes con COVID prolongado después de malestar post-esfuerzo

Un estudio realizado en Ámsterdam y publicado en enero de 2024 encontró que la fatiga persistente que padecen algunos pacientes con COVID prolongado tiene una causa biológica.

Durante el estudio, se pidió a los participantes que pedalearan durante 15 minutos. La actividad provocó malestar post-esfuerzo en aquellos con COVID prolongado. Un día después de la prueba, los investigadores observaron la sangre y el tejido muscular de los participantes y encontraron varias anomalías en su tejido muscular.

“A nivel celular, vimos que las mitocondrias del músculo, también conocidas como fábricas de energía de la célula, funcionan peor y producen menos energía”, dijo en un comunicado de prensa Rob Wüst, profesor asistente de Vrije Universiteit Ámsterdam.

“Entonces, la causa de la fatiga es realmente biológica. El cerebro necesita energía para pensar. Los músculos necesitan energía para moverse. Este descubrimiento significa que ahora podemos comenzar a investigar un tratamiento adecuado para quienes padecen COVID prolongado”, afirmó la Dra. Michèle van Vugt, profesora de medicina interna y coautora del estudio.

Inflamación y similitudes con la infección por VIH y EM/SFC

Los científicos también han descubierto más sobre los efectos del COVID-19 en la cognición y la barrera hematoencefálica (BHE), que permite que sustancias como el agua y el oxígeno pasen al cerebro. Un estudio encontró que los pacientes con COVID prolongado con confusión mental muestran una alteración de la BHE.

La Dra. Alba Azola, profesora asistente de medicina física y rehabilitación en Johns Hopkins Medicine quien trata a pacientes con COVID prolongado y EM/SFC, le dice a PGN que se producen síntomas similares en personas con infección por VIH, EM/SFC y síndrome de la enfermedad de Lyme posterior al tratamiento

“Existe una vía común de alteración de la barrera hematoencefálica que provoca inflamación cerebral”, dice Azola. “Y eso se correlaciona con el empeoramiento de las deficiencias neurocognitivas y neuropsiquiátricas”.

¿Qué sigue?

En este momento, la mejor manera de prevenir el COVID prolongado es mantenerse al día con las vacunas contra el COVID-19. Esto reducirá tus posibilidades de infectarte de COVID-19 en primer lugar y potencialmente reducirá el riesgo de contraer COVID prolongado.

Mientras tanto, los pacientes con COVID prolongado esperan con ansias las opciones de tratamiento.

“La mayor parte de la investigación se ha centrado realmente en la epidemiología y los factores de riesgo”, dice Metz. “Y creo que las personas que tienen COVID prolongado en la comunidad realmente quieren vernos pasar a la intervención y tratar de ver si hay maneras de tratar a los pacientes con COVID prolongado y mejorar sus síntomas”.

Azola añade que la iniciativa RECOVER lleva a cabo cuatro ensayos de tratamiento, incluido el uso de Paxlovid, un medicamento utilizado para tratar la infección por COVID-19.

“Medicamentos como antivirales, antihistamínicos, anticoagulantes, todos ellos podrían ser prometedores; cosas que modulan el sistema inmunitario, el microbioma, los moduladores, todas estas cosas podrían ser potencialmente beneficiosas o, de hecho, podrían mejorar el COVID prolongado”, señala Al-Aly. “Pero creo que lo que realmente necesitamos son ensayos a esta escala que coincidan con la urgencia y la gravedad del problema, y eso es realmente lo que falta”.

Para obtener más información, habla con tu proveedor de atención médica.

Este artículo fue adaptado de los materiales producidos por The Public Good Projects, PGP e información de los CDC. Las conclusiones de este artículo pertenecen a los autores y no representan necesariamente los puntos de vista de PGP o los CDC.

  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar
Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :