ad-mania

Dr. Shaps: Golpe de calor: una amenaza silenciosa con la llegada del verano 

/
/
7 Vistas

En las últimas décadas, los eventos de calor extremo se han vuelto cada vez más frecuentes y severos, poniendo en relieve un peligroso fenómeno conocido como golpe de calor. Este trastorno, a menudo subestimado, puede convertirse rápidamente en una emergencia médica con consecuencias graves e incluso fatales. En este artículo, exploramos qué es el golpe de calor, cómo identificarlo, quiénes están en mayor riesgo y qué medidas se pueden tomar para prevenirlo. 

¿Qué es el golpe de calor? 

El golpe de calor es una condición médica grave que ocurre cuando el cuerpo se sobrecalienta y no puede enfriarse de manera efectiva. A diferencia de la insolación, que se debe a la exposición directa al sol, el golpe de calor puede ocurrir en cualquier ambiente extremadamente caluroso, incluso en lugares sombreados si las condiciones de humedad y temperatura son suficientemente elevadas. 

La principal característica del golpe de calor es la falla del sistema de termorregulación del cuerpo, lo que lleva a un aumento rápido de la temperatura corporal a niveles peligrosos, generalmente por encima de los 40°C (104°F). Esta hipertermia extrema puede dañar el cerebro y otros órganos vitales, y si no se trata de inmediato, puede ser letal. 

Síntomas y diagnóstico 

Reconocer los síntomas del golpe de calor es crucial para la intervención temprana. Los signos comunes incluyen: 

  • Fiebre alta sin sudoración. 
  • Confusión o alteración mental, que puede progresar a delirio o coma. 
  • Piel caliente y seca, aunque a veces puede estar húmeda en situaciones de esfuerzo físico. 
  • Dolor de cabeza intenso. 
  • Náuseas y vómitos. 
  • Frecuencia cardíaca rápida. 
  • Respiración rápida y superficial. 

En situaciones de golpe de calor, la temperatura corporal debe ser medida con precisión, preferentemente con un termómetro rectal, ya que otros métodos pueden subestimar la severidad del aumento de temperatura. 

Grupos de riesgo 

Aunque cualquier persona puede sufrir un golpe de calor, ciertos grupos son más vulnerables: 

  • Ancianos y niños pequeños, cuyos mecanismos de termorregulación son menos eficientes. 
  • Personas con enfermedades crónicas como diabetes, enfermedades cardíacas o problemas respiratorios. 
  • Trabajadores al aire libre o aquellos expuestos a ambientes calurosos durante periodos prolongados. 
  • Atletas o individuos que realizan actividades físicas intensas bajo el calor extremo. 

Prevención y tratamiento 

Prevenir el golpe de calor implica una combinación de medidas para evitar la exposición excesiva al calor y para mantener una adecuada hidratación. Aquí hay algunas estrategias clave: 

  • Hidratación constante: Beber agua regularmente, incluso si no se tiene sed. 
  • Vestimenta adecuada: Ropa ligera, de colores claros y de materiales que permitan la evaporación del sudor. 
  • Uso de protección solar: Sombreros, gafas de sol y bloqueador solar. 
  • Descansos frecuentes: En ambientes calurosos, tomar descansos en lugares frescos y sombreados. 
  • Evitar actividades extenuantes: Realizar ejercicios físicos intensos en las horas más frescas del día. 

En caso de sospecha de golpe de calor, es vital actuar rápidamente: 

  • Mover a la persona a un lugar fresco y con sombra. 
  • Enfriar el cuerpo mediante compresas frías, ventiladores o inmersión en agua fresca. 
  • Hidratar con agua fría si la persona está consciente y puede beber. 
  • Buscar ayuda médica inmediata. El tratamiento temprano en un hospital puede incluir fluidos intravenosos y otros métodos avanzados de enfriamiento. 

¿Cómo hidratar rápido a una persona deshidratada? 

El único tratamiento eficaz para la deshidratación es la sustitución de los líquidos y de los electrolitos perdidos. El mejor abordaje del tratamiento de la deshidratación depende de la edad, la gravedad de la deshidratación y su causa. 

En el caso de los bebés y los niños que se deshidratan a causa de diarrea, vómitos o fiebre, utiliza una solución de rehidratación de administración oral de venta libre. Estas soluciones contienen agua y sales en cantidades específicas para reponer tanto los líquidos como los electrolitos. 

Comienza dándole una cucharadita (5 mililitros) cada 1 a 5 minutos y ve aumentando según lo tolere. Tal vez sea más fácil utilizar una jeringa en el caso de los niños muy pequeños. A los niños más grandes, es posible darles bebidas deportivas diluidas. Utiliza una parte de agua por cada parte de bebida deportiva. 

La mayoría de los adultos que tienen una deshidratación leve a moderada por diarrea, vómitos o fiebre puede tratar su afección bebiendo más agua u otros líquidos. Los jugos de fruta puros y los refrescos pueden empeorar la diarrea. 

Si trabajas o haces ejercicio al aire libre cuando hace calor o hay humedad, el agua fresca es tu mejor opción. También pueden ayudar las bebidas deportivas que contienen electrolitos y una solución de carbohidratos. 

Los niños y los adultos que presentan deshidratación grave deben recibir tratamiento por parte de personal de urgencia que acuda en una ambulancia o en una sala de emergencias de un hospital. Las sales y los líquidos que se administran a través de una vena (por vía intravenosa) se absorben rápidamente y aceleran la recuperación. 

Escucha al Doctor Ilán Shapiro en su programa de salud, Dr. Shaps en La Red Hispana, todos los martes a las 5PM Este | 4PM Centro | 3PM Montaña | 2PM Pacífico. Respondemos GRATIS y en vivo tus preguntas sobre salud a través de Facebook Live en La Red Hispana

  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Pinterest

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This div height required for enabling the sticky sidebar
Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :