Joven sentado con la mirada hacía el suelo, justo en la zona de lockers de su centro educativo.

Por qué la cultura del logro se ha vuelto tan tóxica 

/
/
356 Vistas

Cada otoño, muchos adolescentes que comienzan su último año de escuela secundaria se embarcan en el complicado ritual de presentar sus solicitudes universitarias. 

Pero la preparación para este rito de iniciación, a menudo estresante, comienza mucho antes. A lo largo de la infancia, los niños y sus padres absorben la presión de la cultura estadounidense de que deben centrarse constantemente en el rendimiento académico y el éxito profesional en un mundo con pocas oportunidades. Con esta mentalidad, muchos niños crecen midiendo su autoestima en función de la cantidad de logros académicos o los obtenidos en las actividades extracurriculares. 

En su nuevo libro Nunca es suficiente: cuando la cultura del logro se vuelve tóxica y qué podemos hacer al respecto, la reconocida periodista Jennifer Breheny Wallace explora cómo el incesante impulso por lograr éxitos afecta la salud mental de los niños. Wallace incorpora la ciencia de la resiliencia con historias reales de niños y padres para resaltar formas en que podemos ayudar a nuestros hijos a aprender que ellos importan más allá de lo que logran o producen. 

Jennifer Breheny Wallace 

Maryam Abdullah: ¿Qué evidencia tenemos de que la cultura del logro es un problema? 

Jennifer Breheny Wallace: Durante décadas, los investigadores han estado estudiando cómo las experiencias infantiles adversas, como vivir en pobreza o en medio de violencia comunitaria, aumentan los riesgos para la salud y el bienestar de un niño. Sin embargo, en los últimos años, dos informes de políticas nacionales acapararon la atención de los medios por considerar “en riesgo” a un grupo de niños en el otro extremo del espectro económico. 

Un informe del 2019 publicado por algunos de los más reconocidos científicos del país en las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina agregó a los jóvenes de “escuelas de alto rendimiento” a su lista de grupos en riesgo, junto con los niños que viven en pobreza y en hogares de acogida, inmigrantes recientes y aquellos con padres encarcelados. El informe señaló “niveles relativamente altos de problemas de adaptación, probablemente relacionados con presiones constantes para sobresalir en lo académico y extracurricular”. 

Un informe del 2018 realizado por los expertos e influyentes en políticas y salud pública de la Fundación Robert Wood Johnson (RWJF) llegó a una conclusión similar al nombrar las cuatro condiciones ambientales principales que impactan negativamente el bienestar de los adolescentes. Entre ellos se encontraban la pobreza, el trauma, la discriminación y la “presión excesiva para sobresalir”. Según el informe de RWJF, un “ambiente familiar y/o escolar caracterizado por una presión extrema para tener éxito o superar a todos los demás (que ocurre a menudo, pero no exclusivamente, en comunidades especialmente prósperas) puede afectar a los jóvenes de maneras significativamente nocivas, incluso provocando altos niveles del estrés y ansiedad o el uso y dependencia del alcohol y las drogas”. 

La mayoría de estos estudiantes provienen de familias que se encuentran aproximadamente entre el 20% y el 25% de los hogares con ingresos familiares más altos, una cantidad que varía según dónde uno vive y qué tan grande sea su familia, pero en dólares, es un nivel de ingresos que aproximadamente comienza en alrededor de los $130,000 anuales. Por supuesto, no todos los estudiantes que asisten a estas escuelas competitivas están sufriendo, pero estos dos informes importantes dejaron en claro que un número desproporcionadamente alto de estos estudiantes está experimentando resultados de salud negativos, como ansiedad, depresión y trastornos por uso de sustancias, en comparación con los compañeros de clase media. 

MA: ¿Qué descubriste en tu reportaje? 

JBW: Con la ayuda de un investigador de Baylor, realicé una encuesta entre jóvenes de 18 a 30 años para averiguar qué les hubiese gustado que sus padres supieran sobre sus años escolares. Gran parte de los datos de los estudiantes apuntaban a la creencia de que pensaban que sus padres los “valoraban y apreciaban” más si tenían éxito en la escuela; el 70% de los estudiantes estuvo de acuerdo con esa afirmación. Más del 50% llegó incluso a decir que sus padres los amaban más cuando tenían éxito, y el 25% de los estudiantes dijo que creía esto “mucho”. 

Entonces, cuando hablamos de presión, perfeccionismo, ansiedad, depresión y soledad en los niños, en realidad estamos hablando de una necesidad insatisfecha de sentirse valorados incondicionalmente. La “presión” que sienten nuestros hijos es que sienten que su valor depende de sus logros. 

MA: Escribes que la cultura tóxica del logro se ve alimentada por la ansiedad de los padres por el futuro incierto de sus hijos. ¿Cuáles son algunas tendencias económicas y sociales que contribuyen a esto? 

JBW: Los críticos de la crianza moderna a menudo dicen que nosotros mismos acarreamos este estrés y ansiedad, que los padres simplemente están presionando demasiado a los niños, viviendo a través de ellos, demasiado centrados en una definición estrecha de lo que es un logro. Pero lo que encontré al hablar con economistas es que la crianza intensiva de hoy no es una elección personal que hacen las familias en sus salas de estar. 

Los padres están respondiendo a condiciones estructurales reales que han ido acumulándose durante décadas y están tratando de adaptarse de la mejor manera posible a algunos cambios económicos bastante extraordinarios.  

Con una desigualdad extrema, la desaparición de la clase media, la globalización y la hipercompetencia, los padres temen que sin su intensa guía y presión, sus hijos terminen en el lado equivocado de la división económica. Con una desigualdad cada vez mayor, la infancia ya no se considera una etapa separada de la edad adulta, sino más bien un campo de entrenamiento para prepararlos para un futuro muy competitivo e incierto.  

Mis padres y (apuesto a que) tus padres también no perdían el sueño preocupándose si su hijo que era un estudiante “A” bajaba a una “B”. Los padres permisivos, más relajados y no intervencionistas con los que crecimos a principios de la década de 1970 fueron reemplazados por una generación de padres intensivos que ahora tienen que asegurarse por sí mismos de que sus hijos terminen en el lado correcto de la división económica. Los llamados “padres helicópteros” no intervienen tanto por una convicción individual, sino por la necesidad de proteger a los niños contra las fuerzas de mercado impredecibles. En otras palabras, estas presiones que sienten nuestros hijos son mucho más grandes que cualquier familia, escuela o comunidad en particular.  

Los padres se sienten atrapados por las expectativas que existen en torno a la infancia actual. Con la ayuda de un investigador de la Escuela de Graduados en Educación de Harvard, encuesté a 6,500  padres. Les pregunté qué tan de acuerdo o en desacuerdo estaban con afirmaciones como: “Me siento responsable del logro y el éxito de mis hijos”; El 75% de los padres estuvo muy o algo de acuerdo con esa afirmación. 

Cuando pregunté cuántas personas estaban de acuerdo con la afirmación “Me gustaría que la infancia de hoy fuera menos estresante para mis hijos”, el 87 % de los padres estuvo totalmente o algo de acuerdo. 

MA: ¿Cómo protegemos a los niños contra el estrés, la ansiedad, la depresión y la soledad que sienten? 

JBW:  Sintiéndonos que importamos—saber que eres importante para los demás y que puedes agregar valor significativo al mundo. Es la historia que nos contamos a nosotros mismos sobre cuánto nos valoran quienes nos rodean. Décadas de investigación han descubierto que “importar” es una necesidad humana que todos tenemos de sentirnos vistos, cuidados y comprendidos por quienes nos rodean. 

El sentirse que importamos ocurre en los grandes momentos de la vida, como ser celebrado con un brindis sincero de personas que te conocen y valoran. También se encuentra en los momentos cotidianos, como cuando estás enfermo y un amigo te trae una olla de sopa casera. Esa sensación al abrir la puerta es sentirse que uno importa. 

Pero hoy nos enfrentamos a un déficit de sentirse importante, con tasas récord de soledad, ansiedad y depresión entre los jóvenes de nuestro país. Las investigaciones sugieren que hasta un tercio de los adolescentes en los EE. UU. no creen que sean importantes para los demás en sus comunidades. Cuando sentimos que no importamos, podemos darnos por vencidos, beber o usar drogas para escapar y nos autolesionamos. Los estudios encuentran que no sentirse importante es un fuerte predictor de problemas de salud mental, abuso de sustancias e incluso suicidio. 

Para sentir que importamos, necesitamos sentirnos valorados, pero también necesitamos la oportunidad de agregar valor de manera significativa a los demás. Saber añadir valor a los demás está en la raíz del Movimiento “Mattering”, una organización sin fines de lucro que co-fundé. Cuanto más valor agregamos a los demás, más nos sentimos valorados: un ciclo saludable e interdependiente que protege nuestra salud mental. 

MA: ¿Cuál es el primer paso para fomentar el sentido de importancia y resiliencia en nuestros hijos? 

JBW: En el pasado, los psicólogos interesados en ayudar a los niños con dificultades se centraban en intervenciones específicas, diciéndoles a los padres lo que debían y no debían hacer. Pero resulta que lo que tiene mayor impacto para ayudar a un niño con dificultades es asegurarse de que los adultos en la vida de ese niño estén psicológicamente sanos y tengan fuentes de apoyo sólidas y confiables. En otras palabras: Para ayudar al niño, primero ayude al cuidador. 

Como la investigadora de resiliencia Suniya Luthar ha señalado: los padres son los “primeros intervinientes” ante las luchas de nuestros hijos, y prestar constante atención a sus sentimientos de montaña rusa, presiones sociales y académicas puede ser contraproducente. 

 Todas las formas en que estamos sobrecargados (plazos de trabajo, ansiedades financieras, satisfacer todas las necesidades de nuestros hijos) pueden reducir nuestra capacidad de ser padres sensibles y receptivos y hacernos menos sintonizados con las señales emocionales de nuestros hijos. El riesgo aquí es que nuestros hijos puedan malinterpretar nuestro estrés e impaciencia: interioricen la creencia de que algo debe andar mal con ellos mismos. La sensación de no importar, señalan los investigadores, a menudo se basa en pequeñas acciones que se acumulan diariamente. 

Los niños no necesitan padres que se sacrifiquen en exceso. Necesitan padres que tengan el espacio y la perspectiva para señalar los valores no saludables de la cultura del logro como las amenazas que son. Parece contraintuitivo. Pero para cuidar de nuestros hijos, primero debemos cuidar de nosotros mismos, porque la resiliencia de un niño descansa en la resiliencia de un padre. 

MA: ¿Crees que esa presión que sienten padres e hijos asume la suposición de que “una buena vida se asegura con la admisión a una ‘buena’ universidad”? ¿Por qué los padres deberían considerar rechazar esta premisa? 

JBW: Por supuesto, la experiencia de la vida le permite a los adultos tener la perspectiva de saber que esto no es cierto: todos conocemos a muchas personas que fueron a las mejores universidades cuyas vidas no resultaron como esperaban, y conocemos a muchas personas que asistieron a universidades menos selectivas cuyas vidas resultaron incluso mejores de lo que habían imaginado. 

Hay mejores predictores del bienestar futuro que asistir a una “buena” universidad. La Universidad de Gallup y la Universidad Purdue se unieron para realizar el estudio más grande sobre graduados universitarios en la historia de Estados Unidos, encuestando a más de 30,000 graduados universitarios para medir cinco dimensiones clave de su bienestar: propósito (¿qué tan motivados estaban para alcanzar sus metas?), social (¿lo lograron? ¿tenían relaciones sólidas y de apoyo?), físicas (¿tenían buena salud?), financieras (¿manejaban eficazmente sus finanzas?) y comunitarias (¿tenían un sentido de pertenencia?). 

Lo que encontraron los investigadores fue que el prestigio de la universidad a la que habían asistido y si era altamente selectiva o no, pública o privada, pequeña o grande, “apenas importaba en absoluto para su bienestar actual y su vida laboral”. Sin embargo, lo que sí afectó el éxito posterior en la vida fue la experiencia del estudiante mientras estaba en esa escuela. El estudio encontró seis experiencias universitarias claves que tuvieron una enorme influencia positiva en el éxito futuro: 

  • Tomar un curso con un profesor que hizo que el aprendizaje fuera emocionante; 
  • Tener un profesor que se preocupara por ti personalmente; 
  • Tener un mentor que te animó a perseguir metas personales; 
  • Trabajar en un proyecto significativo a lo largo del semestre; 
  • Participar en una pasantía; 
  • Estar activo en actividades extracurriculares. 

En otras palabras, estos estudiantes que luego disfrutaron de una mayor felicidad, carrera y éxito financiero se sintieron valorados en el campus por parte de los profesores y sus compañeros y tuvieron la oportunidad de agregar un valor significativo a través de pasantías y proyectos. O, dicho de manera simple: estos estudiantes disfrutaron de un alto nivel de sentirse que importaron.  

MA: ¿De qué otra manera podemos ayudar a los niños que luchan en medio de la cultura del logro? 

JBW: William Damon, profesor de la Universidad de Stanford y experto en desarrollo humano, me dijo que los jóvenes de hoy están estresados y ansiosos no necesariamente porque los estamos sobrecargando, sino porque no saben para qué son todos sus esfuerzos. Con demasiada frecuencia, no ayudamos a nuestros jóvenes a que entiendan un “por qué” que sea más grande que simplemente conseguir un lugar en la universidad o hacer un currículum. No les ayudamos a entender el “por qué” en su papel en el mundo. Cuando no lo hacemos, les negamos la válvula de escape de esta olla a presión en la que viven. 

Agregar valor a los demás es una herramienta subutilizada que puede ayudar a nuestros estudiantes a combatir los sentimientos de vacío, ansiedad y desconexión que muchos sienten hoy en día. Como señala Damon, “el mayor problema al crecer hoy en día no es el estrés, sino la falta de sentido”. 

Damon ofrece a los padres algunas orientaciones para ayudar a los niños a encontrar su propósito

  • Escucha las chispas de interés y luego aviva esas llamas. 
  • Piensa: ¿Qué problemas en el mundo los afectan más duramente? 
  • Pídele a tus hijos que contribuyan de manera significativa a la familia de manera regular. 
  • Habla sobre tu propio propósito con tus hijos. 
  • Presenta a los niños mentores que puedan ayudarlos a desarrollar este sentido de propósito. 

 
Cuando animamos a nuestros hijos a centrarse demasiado en sí mismos y a elaborar sus currículums, desplazamos actividades que alguna vez fueron consideradas importantes por la sociedad, como preocuparse por los demás. Para formar una generación que mantenga a la sociedad fuerte y saludable y para proteger la salud mental de nuestros hijos, los niños necesitan adultos en sus vidas que los ayuden a alejarse y ver el mundo más amplio y su papel dentro de él. 

Escrito por Maryam Abdullah. Este artículo es original de Greater Good, la revista en línea publicada por el Greater Good Science Center de UC Berkeley.

  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar
Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :